El (nuevo) yoga se hace con TRX

¿Lista para llevar tus sesiones a otro nivel gracias al trabajo en suspensión?
Women's Health -
El (nuevo) yoga se hace con TRX
El (nuevo) yoga se hace con TRX

Yoga + TRX

Cuélgate de este tándem y reta a la gravedad con todo tipo de asanas invertidas, torsiones y equilibrios.

A priori, la fusión de yoga y TRX puede parecer explosiva. ¿A quién se le ha ocurrido emparejar esta disciplina ancestral con el sistema de entrenamiento inventado por el ejército americano? En realidad, estamos hablando de un combo mezclado, no agitado –como diría Bond–, y en cuanto pongas el primer pie en el estudio, las dudas se quedarán en la puerta, ya que enseguida te darás cuenta de que lo que vas a realizar es una clase de yoga, sí, con TRX, pero estas correas son solo un elemento que te ayudará a potenciar los efectos de tu práctica, igual que puede hacerlo la rueda, el bloque o el bolster. Así que si por un momento te habías imaginado a un profesor en plan sargento contando las respiraciones que haces en cada asana, ¡cambia el chip! Bienvenida a una nueva forma de conectar contigo misma y superarte. NO TE PIERDAS 6 POSTURAS PARA INICIARTE EN EL YOGA

La clase empieza en 30 minutos y, lo admito, estoy algo nerviosa. Vale, sí, he entrenado con TRX más de una vez y el yoga se ha convertido casi en algo terapéutico para mí, pero no tengo ni idea de cómo puede ser el mix de ambas disciplinas. “¿Me llevo el mat?, ¿echo las zapatillas?, ¿me pongo un sujetador deportivo de alto impacto?”, me planteo al preparar la bolsa. La lleno de “por si acasos” y me voy directa al Zentro Urban Yoga de Barcelona. Al entrar en el estudio, una frase escrita en la pared de pizarra me da la bienvenida: You can’t stop the waves, but you can learn to surf them (no puedes parar las olas, pero sí puedes aprender a surfearlas). “Bien dicho, Jon Kabat-Zinn. Esto promete”, me digo a mí misma. VETE PRACTICANDO: 8 MOVIMIENTOS CON TRX PARA TRABAJAR TODO EL CUERPO. 

EMPIEZA LA CLASE
Clotilde Amouroux, profesora experta en TRX yoga, ya está colgando los TRXs de la gran viga que corona la sala de estilo neoyorquino. Somos cinco alumnas. “Que cada una coja un mat y lo coloque debajo de un TRX. Una manta también os ayudará a la hora de apoyar la rodilla en posturas como el lunge bajo”, indica Amouroux, que rápidamente pasa a la acción después de unas respiraciones en Loto. “Empezamos de pie, con un estribo del TRX en cada mano, inspira en Vaca y expira en Gato. Es importante que os ayudéis de las correas para encontrar el eje central y tener una buena alineación del cuerpo”, señala. Menos mal que he dejado las zapatillas en la taquilla. ¡Ah! Al final por suerte me decidí por el sujetador de bajo impacto y espalda cruzada, y es que no hay que olvidar que esto es yoga, y que poder abrir el pecho, respirar profundamente y tener libertad de movimiento son aspectos cruciales.

Yoga + TRX

Publicidad

SIN LÍMITES

La clase avanza y poco a poco el nivel de dificultad de las asanas va in crescendo. “Ahora toca hacer el Bailarín”, exclama la profesora. “¿Per-do-na?”, se le escapa a una de mis compañeras. “Lo que has escuchado”, responde con una sonrisa de oreja a oreja. A lo que añade: “La herramienta del TRX es ideal tanto para principiantes como para ejemplo, al hacer el Guerrero I, el pie retrasado se coloca en un estribo del TRX, y esto se traduce en un trabajo de flexibilidad, de fuerza y, sobre todo, de concentración mucho más potenciado. “Al estar en suspensión, tienes que estar 100% presente, solo así podrás mantener el equilibrio”, advierte Amouroux. “Vas a notar cosas muy distintas a las que sueles experimentar en tu práctica diaria”, señala.

¡Y damos fe de ello!, depende de la asana, las correas pueden ayudarte o desequilibrarte. Precisamente, esta inestabilidad se va a convertir en tu gran aliada para conseguir resultados practicantes más avanzados. Las correas proporcionan una palanca contra la gravedad y dan la confi anza necesaria para explorar asanas más complicadas, como aquellas en las que se arquea o se invierte el cuerpo y las que implican equilibrios, como sería el caso de esta, que te obliga a mantenerte sobre un pie. ¡Vamos, intentadlo, ya veréis como podéis!”. Dicho y hecho.

Además, al dejar el miedo a un lado, eres más consciente de la posición y puedes autocorregirte. Ya sabes: saca pecho, estira la columna, alinea las caderas… Con cada movimiento sientes cómo los efectos de tu clase tradicional de yoga se multiplican; por de forma mucho más rápida. Una investigación de la Universidad de la Mujer de Texas (EE.UU.) asegura que el ejercicio en suspensión activa mucho más la musculatura que el que se realiza en una base estable. Tus abs también amarán las correas, ya que para mantener el equilibrio es fundamental tensarlos y esto hace que se tonifiquen profundamente. Yogui, ¿estás deseando probar el TRX yoga? Al principio, no te lo pienses dos veces y ponte en manos de una experta que te guíe en tu práctica y, en cuanto domines estar entre las cuerdas, ¡hazte con unas correas y practícalo en casa! El subidón y la diversión están garantizados.

¿QUIERES PROBARLO? SIGUE LEYENDO, PORQUE TE HEMOS DISEÑADO UNA CLASE PARA TI. 

SIN LÍMITES

Publicidad

Entrenamiento de Yoga + TRX

Realiza este circuito tres días a la semana. Ve a tu ritmo, haz cinco respiraciones por postura.
GATO Y VACA
(a) Coge un estribo del TRX con cada mano y estira los brazos al frente. Lentamente y de forma controlada, lleva el tronco hacia delante. “Mantén la alineación de las caderas con los tobillos sin bloquear las rodillas”, aconseja la experta.
(b) Curva la espalda en Gato mientras vuelves a la postura inicial. ¡Repite!

LUNGE BAJO
(a) Coge un estribo del TRX con cada mano y estira los brazos al frente.
(b) Haz una zancada con el pie derecho. Amouroux advierte que “la rodilla avanzada debe quedar a la altura del tobillo”. Toca el suelo con la rodilla retrasada y lleva las manos por encima de la cabeza. Tensa el core y juega con los TRX que te ayudan a incorporarte en un solo movimiento. Repite avanzando la pierna izquierda.

LUNGE ALTA
(a) Toma un estribo del TRX con cada mano y estira los brazos al frente.
(b) Da una zancada al frente con el pie derecho mientras mantienes estirada la otra pierna. Saca pecho. Tal y como explica la profesora, “mantén el peso repartido entre ambos pies”.

GUERRERO III
(a) Coge un estribo del TRX con cada mano y estira los brazos al frente. Lentamente y de forma controlada, suelta el aire al mismo tiempo que llevas el tronco adelante y estiras la pierna derecha hacia atrás.
(b) Invierte el movimiento y vuelve a la posición inicial. Repite con la otra pierna. “Asegúrate de que tus caderas estén paralelas al suelo. Así trabajas más el centro de tu cuerpo y la parte interna de las piernas”.

PIRÁMIDE
(a) Agarra un estribo del TRX con cada mano y estira los brazos al frente. Adelanta el pie.
(b) Manteniendo la espalda recta, echa el pecho hacia delante. “Activa los muslos, así te será más fácil no girar la cadera y hacer que el tronco se estire, se alargue y baje desde el centro del cuerpo”. Amouroux dixit.

TRIÁNGULO
(a) Coge los TRXs con la mano izquierda. Da un paso hacia atrás con el pie derecho. Inclina el tronco en dirección hacia el TRX mientras llevas las caderas hacia el otro lado.
(b) Invierte el movimiento para volver a la posición inicial y repetir con el otro lado. Puedes señalar el cielo con la mano derecha. Así mantendrás el equilibrio.

GUERRERO II
(a) Agarra un estribo con cada mano. Da una zancada al frente con el pie derecho. Gira la cadera y el pie izquierdo y mantén la misma pierna estirada. Reparte el peso entre ambos pies. Estira los brazos y asegúrate de no tensar el cuello; para ello, separa los hombros de las orejas. Mira tu mano derecha. Vuelve a la posición inicial y repite con el otro lado.

BAILARÍN
(a) Pon tu pie izquierdo en los estribos del TRX.
(b) Coge las cuerdas y, levantando las manos por detrás de la cabeza, tira como si quisieras tocar la cabeza con el pie elevado. “No fuerces la zona baja de la espalda. Si te arqueas, debes crear un alargamiento de la espalda para poder abrir bien el pecho”, señala.

PIRAMIDAL POSTURA 4
(a) Agarra un estribo del TRX con cada mano.
(b) Levanta los brazos y baja las caderas haciendo la postura de la Silla. Ayúdate de las correas para mantener el equilibrio al elevar la pierna izquierda y apoyarla en la rodilla contraria. “Las caderas deben estar cuadradas para sentir el estiramiento posterior de la pierna flexionada”.

ARCO
(a) Coge un estribo del TRX con cada mano.
(b) Adelanta los pies. No tengas miedo de estirar los brazos, llevar las caderas hacia el TRX y arquear la espalda hacia atrás. “Recuerda, no fuerces la zona lumbar, alárgala y saca pecho. Si te sientes cómoda, mira hacia atrás alargando el cuello”, anima la experta.

¿TE GUSTA EL YOGA?

CLASES DE YOGA ONLINE DE XUAN LAN PARA WOMEN’S HEALTH  

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
¿QUÉ TIPO DE YOGA ES EL QUE MÁS TE CONVIENE?

6 POSTURAS BÁSICAS PARA INICIARTE AL YOGA


 

Entrenamiento de Yoga + TRX

Publicidad
Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...