Correr por la playa exige un (buen) plan

Te contamos los inconvenientes del running playero
Patricia Cantalejo -
Correr por la playa exige un (buen) plan
Correr por la playa exige un (buen) plan

El plan

Es muy idílico, casi seguro que lo has apuntado en tu lista de buenos deseos vacacionales… Sin embargo, puede que sea una mala idea. No verás a muchos corredores habituales transitar las playas, quizás es el camino que eligen los que se podían denominar “runnings playeros”.

Te vamos a contar dos grandes problemas que te encontrarás seguro cuando sales a correr por la playa y cómo evitarlos. Luego no digas que no te hemos avisado:

El plan

Publicidad

¿A qué hora?

¿A qué hora? Obviamente, evita las horas en que la playa esté masificada si no quieres hacer también salto de obstáculos. Ten en cuenta que la humedad relativa al lado del mar es muy alta, te deshidratarás más fácilmente. Además, el sol y el agua son grandes lupas que apuntan a tu piel: protégete de los rayos no sólo con cremas, corre con ropa y con gorra.

¿Y la marea? ¿No habías pensado en eso? Consulta antes de salir a correr a qué hora está retrocediendo el mar para encontrarte la mayor cantidad de arena húmeda… TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ESTO ES LO QUE LE OCURRE A TU CUERPO CUANDO ESTÁ EN LA PLAYA

Porque llegamos al siguiente problema: ¿vamos descalzas o con zapatillas?

¿A qué hora?

Publicidad

¿Con zapatillas?

¿Con zapatillas?La respuesta es ¡sí! No lo dudes y además prepárate para mojar tus zapatillas ya que debes buscar siempre la arena más cerca al agua, que es más dura. Seguro que has oído hablar de las virtudes de caminar descalza por la playa: mejora la propiocepción, refuerza los tendones, alivia la fascitis plantar… pero siempre se refieren a “andar”. Correr es otra historia. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EJERCICIO PARA TRABAJAR LOS MÚSCULOS DE LOS PIES

La arena puede ser súper lesiva. El terreno es muy inestable y, además, no tenemos una base sólida para apoyar el pie y hacer el impulso. Toda la musculatura y tendones se resienten. Es fácil sufrir sobrecargas. Por no hablar sobre los agujeros que te puedes encontrar y provocarte una torcedura de tobillo o incluso hacerte caer. (Y cuidado porque te puedes pinchar con conchas, piedras y miles de objetos enterrados en la arena).

Tus articulaciones inferiores sufrirán un continuo vaivén y, por si fuera poco, ¿no has notado que todas las playas están inclinadas? Sufrirás lo que se denomina “dismetría en la zancada” que te puede provocar lesiones de cadera y zona lumbar.

¿Por qué no eliges mejor el paseo marítimo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 11 TRUCOS PARA QUE CORRER TE RESULTE MÁS FÁCIL

¿Con zapatillas?

Publicidad
Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...