¿Estirar o no estirar? Esta es la cuestión

Estos son los pros y los contras de estirar antes de las sesiones de entrenamiento
Women's Health -
¿Estirar o no estirar? Esta es la cuestión
¿Estirar o no estirar? Esta es la cuestión

“Antes de nada, estira”, “no te olvides de estirar. sino te puedes lesionar”, ¿Cuántas veces has escuchado alguna de estas frases? Seguramente, centenares. Pero ahora que ya estábamos 100% concienciadas de esto, van y nos cambian la historia.

Los expertos ahora se debaten sobre los pros y los contras de estirar durante las sesiones de entrenamiento y… adivina qué ha ganado: ¡Los contras!
Uno de nuestros expertos en Fitness, Ángel Merchán, director y entrenador personal en Home Wellness Madrid también da su opinión sobre el tema: “Se ha demostrado que estirar un músculo antes de un ejercicio disminuye la capacidad de generar fuerza. Por lo tanto, resulta bastante lógico que no debamos realizar estiramientos como parte del calentamiento, ya que nuestro rendimiento posterior se verá disminuido al perder capacidad de generar fuerza”.

Otros estudios apuntan que estirar un músculo previamente al ejercicio aumenta el riesgo de lesión de dicha musculatura. ¿Por qué? Merchán explica que existen dos tipos de estiramientos: "los estiramientos pasivos y los dinámicos o bálisticos. Los pasivos son aquellos en los que colocamos la articulación en una posición que genere estiramiento en el músculo, empleando fuerzas externas para sostener la posición, por ejemplo el estiramiento de isquiotibiales, cuando apoyamos la pierna en una barandilla”.

Por el contrario, apunta Merchán, “los estiramientos dinámicos son aquellos en los que llevamos la articulación hasta el punto en que notamos estiramiento en la musculatura a través de movimientos generados por nosotros, como cuando lanzamos la pierna hacia delante simulando un disparo a la portería de fútbol. Los estiramientos dinámicos no provocan una disminución de la fuerza y al contrario de los pasivos, disminuyen el riesgo de lesión en el ejercicio posterior. Por lo tanto, es evidente que los estiramientos pasivos deberían desaparecer de los entrenamientos y ser ocupados por los estiramientos dinámicos”, aclara.

¿Y al acabar mi entrenamiento, entonces es bueno estirar? “A priori no existe ninguna contraindicación en estirar los músculos que han sido tensionados por el propio entrenamiento con el objetivo de relajarlos, pero en este sentido, disciplinas como el yoga o el pilates donde los propios ejercicios retan la flexibilidad pueden constituir una herramienta más adecuada para dicho objetivo” señala Merchán.

* Ángel Merchán es director y entrenador personal de Home Wellness Madrid. Puedes seguirlo en Instagram y Twitter.

Te recomendamos

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Perfúmate de la manera más eco...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...