En defensa del "Curra y corre"

Aprovecha la pausa para comer y entrena
Patricia Cantalejo -
En defensa del "Curra y corre"
Aprovecha la pausa para comer y entrena

Te vamos a dar algunas razones para que entrenes en la hora de la comida. Bueno, en la hora o en las dos horas, porque algunas empresas vuelven en septiembre al horario de invierno con una pausa de incluso 120 minutos para que sus empleados vayan a comer.

Aprovechar ese break para entrenar tiene notables ventajas. Y no solo para tu cuerpo, también aprovecharás más tu jornada laboral. Eso sí, debes ser muy organizada. Estos 10 puntos te convencerán para sumarte al “curra y corre” de Women’s Health.

1.- Bienvenidos entrenamientos de gran calidad Es cierto que tienes que programarte entrenamientos de corta duración, porque tendrás que ir al gimnasio o al espacio que hayas elegido y después ducharte, comer y volver a la oficina. Por eso, cuando te sumas al “curra y corre” aprendes a programar entrenamientos de gran calidad. Cada minuto cuenta. Se acabó eso de charlar entre máquina y máquina.

Un HIIT, una clase de pilates o spinning o una sesión de pesas. En menos de 40 minutos puedes realizar un entrenamiento muy completo. Lo interesante es ir variando cada día. Si eres runner, por qué no aprovechas para hacer series. Si no sabes cómo planificar tus entrenamientos, DESCÁRGATE LA APP DE WOMEN’S HEALTH.

2.- Músculos a tope El mediodía es el momento ideal para tu cuerpo. Tus músculos están más calientes que a primera hora de la mañana y no tan cansados como por la tarde.

Publicidad

En defensa del "Curra y corre"

En defensa del "Curra y corre"

3.- El mejor momento del día Cada vez que se acerca el invierno, los días se acortan. Si haces ejercicio al aire libre, sabrás que las horas de mediodía son las más preciadas. Adiós a correr sin luz cuando vuelves del trabajo. Bienvenida nuestra dosis diaria de vitamina D.

4.- Con las pilas puestas para la oficina No te preocupes. No llegarás tan cansada que no podrás encender el ordenador a tu vuelta. Al contario. En un estudio publicado en 2005 por la revista Medicine&Science in Sport&Exercise, se demostró que el estado de ánimo, la productividad, la calidad del trabajo y la capacidad para cumplir objetivos de los trabajadores mejoraban de forma espectacular los días en los que se realizaban ejercicio.

Al fin y al cabo, es una de las mejores formas de quemar estrés y generar endorfinas. Volverás con mejor ánimo del que te fuiste.

5.- ¿Hacemos equipo? No hace falta que tu empresa contrate a un coaching extranjero para que programe actividades con el resto de tus compañeros. Dile a tu jefe que fomentar “el curra y corre” en tu empresa le saldrá más barato y eficaz. Engancha a un compañer@ en tus entrenamientos, así os motivaréis y, quién sabe, a lo mejor en una sesión de gym se os ocurre cómo cuadrar ese balance que se os resiste desde hace semanas.

Publicidad

En defensa del "Curra y corre"

En defensa del "Curra y corre"

6.- Te ahorrarás la taquilla ¿Piensas que es un agobio ir y venir al gym con la bolsa? ¿Ducharte de mala manera para volver presentable a la reunión de la tarde? Es solo cuestión de organización. Deja en la oficina una bolsa con el neceser, el secador, el maquillaje, las zapatillas y solo tendrás que traerte cada día la ropa y la toalla. Además, no te pierdas nuestro reportaje sobre TRUCOS PARA CHICAS QUE SE DUCHAN EN EL GYM donde te mostramos cómo salir de entrenar perfecta.

7.- En defensa del tupper Un estudio de la Universidad de Navarra –realizado durante cuatro años- demostró que las personas que comían fuera dos o más veces por semana ganaban más peso que los que lo hacían en casa o se llevaban la comida casera en un tupper a la oficina. Ahorrarás dinero y centímetros de cintura. No te pierdas nuestro MENÚ SEMANAL DE TUPPER

8.- Adiós a la máquina de snacks Para apuntarte al “curra y corre” debes ser muy rigurosa con tus comidas. Obviamente, se recomienda no haber comido nada un mínimo de 45 minutos antes de entrenar. Por lo tanto, te debes planificar dos tentempiés por la mañana: apuesta por fruta y algo de proteína. Ya que te vas a llevar el tupper, ¿qué te cuesta añadir dos pequeñitos más? Haz cuentas. Si ya no comes fuera, si te saltas las paradas en la máquina y en el bar… ¿no habrás ahorrado lo suficiente para pagar la mensualidad de ese gimnasio cercano a tu oficina?

Además, con el “curra y corre” es más difícil hacer novillos. Todos sabemos qué difícil es salir a entrenar después de un largo día en la oficina. Entrenar formará parte de tu pauta diaria. Sin saberlo se habrá convertido en algo más de tu jornada laboral.

9.- Más tiempo libre Si te sumas al “curra y corre”, tendrás una hora más de tiempo libre al día, para tu familia, para tus amigos, para Netflix o para probar otros entrenamientos… (tú misma).

10.- A tu empresa también le interesa Según un estudio de 2008 de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, los trastornos musculoesqueléticos conllevan un gasto, a escala europea, de más de 205 millones de euros; en España, representan más del 82% de las bajas laborales entre los trabajadores de 44 a 55 años.

Publicidad
También te puede interesar

No, no es casualidad que coincida con las de Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Tips para saber 'vender' mejor lo que haces bien.

Descubre cómo minimizar las tentaciones y dejarlas ‘out of office’.

Te recomendamos

Las playas del mediterráneo ganan por goleada a las atlánticas...

Reebok rinde un homenaje a las mujeres fuertes que inspiran a otras a alcanzar su mej...

Almudena Fernández nos presenta las tendencias de baño 2018...

Que las agujetas no te paren...