El problema de cambiar de entrenamiento cada día

Podrías estar engañándote con el resultado
K. ALEISHA FETTERS -
El problema de cambiar de entrenamiento cada día
El problema de cambiar de entrenamiento cada día

En tu día a día es probable que tu rutina fitness sea algo así: lunes, correr; miércoles, ejercicios de fuerza; viernes, clase dirigida en el gym. Y si a todo ello le puedes sumar alguna sesión de HIIT, mejor que mejor. Así es como crees que una se mantiene en forma, ¿no? Mezclando entrenamientos y sesiones.

Pues nuestra respuestas es: Sí y no. Está claro que no verás muchos resultados si siempre cumples con el mismo entrenamiento. Pero estos también pierden su sentido si continuamente obligas al cuerpo a adivinar lo que tiene que hacer.

"Una excesiva confusión muscular impide que las mujeres realmente mejoren en sus resultados, que sean más fuertes y más atléticas. El objetivo se pierde por el camino", explica la entrenadora Erica Suter.

"La confusión muscular impide que las mujeres realmente mejoren, sean más fuertes y más atléticas. El objetivo se pierde en el proceso", explica la entrenadora Erica Suter. Sí, quemas calorías en el gym, pero esto es casi como un añadido de tus workouts en casa. No fortaleces mucho el músculo, ni consigues mejoras significativas en algún ejercicio, pero ambos son necesarios para quemar grasa, así que lo das todo en el gym y puedes alcanzar tus objetivos de fitness. 

MÁS: 5 ejercicios para ganar fuerza rápidamente


Tu cuerpo pierde la oportunidad de adaptarse y de hacerse más fuerte, que en última instancia es lo que nos lleva a conseguir resultados", según la entrenadora Kourtney Thomas. "Puede sonar lógico, pero tenemos que hacer que el cuerpo se adapte a tus entrenamientos de forma más sistemática", puntualiza.

Y ese ‘camino’ se llama carga progresiva. "Esto significa hacer más durante un período de tiempo. Esa es la regla más importante a la hora de entrenar”, sostiene Suter.  

Así es como funciona: sometes a tu cuerpo al esfuerzo que supone un nuevo y desafiante entrenamiento y este responde mediante una ligera adaptación. Crees que eso es bueno, porque tu cuerpo lo ha hecho y no ha sido tan complicado. El resultado: Tu cuerpo se adapta de nuevo y entras en un círculo en el que acabas superando aquellas pequeñas hazañas que no creías posible.

Consíguelo con un programa

"Para quemar grasa, construir músculo, sentirte mejor o estar más fuerte, tu programa de entrenamiento debe ser bastante constante durante un mínimo de entre seis y ocho semanas," aconseja Suter. Incluso, deberías completar una rutina de entrenamiento de 10 semanas y después, cambiar el arsenal de ejercicios.

¿Crees que es demasiado tiempo para una misma rutina? Pues precisamente es cuando se consiguen los resultados. Es al aumentar regularmente la intensidad del ejercicio o la carga de trabajo con simples ajustes en las repeticiones, las series, el peso, el tiempo de descanso o incluso la forma  de sobrecargar el cuerpo y mantener el misterio del ejercicio el tiempo suficiente.

Por ejemplo, si ahora sueles realizar 3 series de 10 sentadillas y quieres impulsar los resultados, la siguiente semana, intenta realizar cuatro series de 10 repeticiones o tres series de 12 repeticiones con el mismo peso, tal y como propone Thomas. También puedes aumentar el peso, disminuir el tiempo de descanso entre series, o ralentizar la bajada hasta colocarte prácticamente de cuclillas, lo que sin duda hará más difícil el ejercicio.

¿Cómo saber que estás preparada para subir el nivel? La norma dice que cuando hagas cada repetición correctamente y creas que todavía puedes hacer más (aunque solo sea una repetición más), lo hagas. Recuerda, no todas las semanas se avanza. De hecho, en algunas sentirás y notarás que has retrocedido, según Suters. Si la calidad de tu sueño, tu nivel de energía está por debajo del 100%, es importante que escuches a tu cuerpo y hacer lo que puedas.

Afortunadamente, para lograr objetivos reales y duraderos, no es necesario que cada entrenamiento implique esta rutina. Dependiendo de tus objetivos, puede que tu rutina de ejercicios puede que solo requiera entre 3 y 4 días o que se estructure por semanas. No hay razón para no cambiar tu rutina”, explica Thomas. “Quizás, tus entrenamientos de fuerza se centran en la carga progresiva, pero puedes hacer yoga una vez a la semana y kickboxing o bicicleta otro día. Es una buena forma de asegurarte que te centras en tus resultados, pero que, al mismo tiempo, disfrutas haciendo ejercicio. Y ahí es cuando realmente se progresa”.

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...