El calentamiento perfecto

Sigue al pie de la letra estos 5 consejos
Ángel Merchán -
El calentamiento perfecto
El calentamiento perfecto

Los deportes en general son actividades potencialmente lesivas. Pero si antes de empezar no realizamos un buen calentamiento, el riesgo de lesión aumenta de forma exponencial. Esto se debe a que nuestra musculatura necesita optimizar su funcionamiento de forma progresiva.

Con el calentamiento conseguimos que el sistema neuromuscular comience a realizar las contracciones musculares de forma coordinada, tal y como necesitamos para realizar cualquier movimiento. Además el músculo necesita elevar su temperatura para funcionar en las mejores condiciones.

Por otro lado, desde el punto de vista del rendimiento, un buen calentamiento va a permitirnos alcanzar nuestro máximo potencial en el deporte o ejercicio que vayamos a realizar. Es importante señalar que el calentamiento también debe tener un carácter cardiovascular y respiratorio, orientado a poner a punto estos sistemas para conseguir el máximo rendimiento.

Ahora bien, ¿cual es el calentamiento perfecto? Pues debe tener las siguientes 5 características:

1. Calentamiento general. Esta parte es común en cualquier deporte que vayamos a practicar. Realizaremos una movilización de cada una de las articulaciones (rodillas, caderas, hombros, etc) comenzando con movimientos lentos y aumentando de forma progresiva la velocidad.

2. Actividad cardiovascula. Por ejemplo, podemos salir a a andar, a correr, hacer bici…Iremos aumentando la intensidad de forma progresiva.

3. Calentamiento específico. Debe adaptarse al tipo de deporte o ejercicio que vayamos a realizar. Básicamente, debemos realizar movimientos implicados en dicha actividad con un carácter de intensidad progresivo. Por poner algunos ejemplos, si vamos a jugar al padel, debemos realizar desplazamientos laterales con cambios de dirección, movilizar con mayor intensidad muñecas y hombros que pueden sufrir especialmente y realizar un peloteo aumentando progresivamente la fuerza con la que golpeamos. Otro ejemplo: si vamos a trabajar con pesas, calentaremos con mayor intensidad las articulaciones de los movimientos que vamos a ejercitar y seguiremos con algunas series con menos peso para alcanzar de forma progresiva el máximo peso que vayamos a movilizar.

4. Duración e intensidad. Será mayor cuanto más nivel de condición física tengamos. De hecho el calentamiento de deportistas experimentados puede ser perfectamente el entrenamiento de personas con bajo nivel de condición física.

5. A temperaturas más bajas, mayor tiempo de calentamiento. Como he contado anteriormente, el músculo necesita elevar su temperatura para optimizar el rendimiento. Y evidentemente, en esta época invernal, necesitaremos incrementar nuestro tiempo dedicado al calentamiento si vamos a hacer ejercicio al aire libre.

** Angel Merchan es director y entrenador personal de Home Wellness Madrid. Puedes seguirlo en Instagram y en Twitter.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...