10 ejercicios con mancuernas para un abdomen plano

Dale al play y no te pierdas este top ten de ejercicios para un vientre de acero.
Patricia Cantalejo -
10 ejercicios con mancuernas para un abdomen plano
10 ejercicios con mancuernas para un abdomen plano

Combina media sentadilla con rotación: agarra la mancuerna con las dos manos y acércala a la rodilla, después, en extensión, gira y estira los brazos al lado contrario.

Con la mancuerna al hombro (a la altura de la oreja) y brazo flexionado en 90º, camina con el abdomen apretado. Si quieres una versión más pro, prueba a hacer un lunge o zancada.

Las abdominales en V son muy eficaces para ganar fuerza en la zona. Además, si añadimos pequeñas rotaciones con mancuerna multiplicarás sus efectos. Es un ejercicio complejo y que adquiere técnica. Es mejor que no te machaques con repeticiones y que hagas la abdominal despacio y manteniendo la postura.

Realizamos una sentadilla y al subir aprovechamos el impulso para estirar los brazos y, una vez estabilizados, giramos hacia un lado. Rotando nuestra cadera.

Parecido al segundo ejercicio, pero ahora llevaremos el brazo extendido.

Para el swing agarra la mancuerna con las dos manos y balancéala metiéndola entre tus piernas y llevándola hasta la altura de la cadera. En ningún momento debes doblar la espalda: es la cadera la que rota.

De pie, las rodillas ligeramente flexionadas y el tronco hacia delante. Estira el brazo de manera que la mancuerna quede paralela al suelo, luego llévala hacia atrás hasta que la mancuerna llegue a la altura de tu pecho y vuelve a la posición original.

Coge la mancuerna con la palma de la mano hacia adentro. Apoya en el suelo la rodilla del mismo lado. La otra rodilla más adelantada, formando un ángulo recto. El abdomen tendrá que estar todo el rato contraído. Levanta las mancuernas hasta que el brazo esté extendido por encima de tu cabeza y aguanta un segundo. Después baja la mancuernas hacia el hombro.

Ponte en la posición de plancha, con los antebrazos apoyados en el suelo, brazos en ángulo recto, caderas a la misma altura que los hombros y puntas de los pies flexionadas. Levanta una mano y lleva la pesa hacia el brazo contrario. Cambia de apoyo y haz el movimiento inverso.

Levanta la pesa en vertical, de modo que el brazo quede junto a la oreja. Para evitar arquear la espalda no dobles la rodilla y mete el ombligo hacia la columna. Ahora tan solo tendrás que avanzar: para mantener la postura puedes guardar el equilibrio extendiendo el otro brazo.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...