Para correr más no todo es correr

Incluye en tu plan el trabajo de fuerza y el entrenamiento cruzado y obtendrás mejores resultados.
Raquel González Campos -
Para correr más no todo es correr
Para correr más no todo es correr

Más fuerza

La fuerza nos hace fuertes. Por lo que tener un adecuado tono muscular nos permitirá evitar lesiones y responder mejor a los kilómetros. Pensar que a la hora de desplazarnos si en vez de arrastrar nuestro peso corporal tenemos unos músculos que nos transmiten fuerza en el desplazamiento, tanto las sensaciones como el resultado será más agradecido.

La fuerza se traduce en eficiencia. Además, conseguiremos que nuestra musculatura soporte la carga de entrenamientos más exigentes y evitaremos lesiones, entre ellas el famoso síndrome de la cintilla iliotibial que probablemente más de una lo haya sufrido. Imprescindibles: Trabajar el CORE y fortalecer cuádriceps, isquiotibiales y glúteos

Más fuerza

Publicidad

CORE

Estos ejercicios se centran en ganar estabilidad muscular en el centro de nuestro cuerpo (Core es una palabra inglesa que significa núcleo o centro). Actúan los grupos musculares del tronco, de la pelvis y de las extremidades encargados de la estabilidad de la columna vertebral y de la pelvis. Es vital tener esta zona fuerte.

Si trabajamos estos ejercicios, estaremos actuamos en el centro de gravedad de nuestro cuerpo, desde donde se inician todos los movimientos de las cadenas cinéticas funcionales, lo que nos permitirá transferir la fuerza necesaria a todas las partes.

NO TE PIERDAS: 9 planchas laterales para trabajar todo el core 

VÍDEO: 11 variaciones de core para conseguir unos abs de 10 

CORE

Publicidad

Cuádriceps, isquios y glúteos

Cuádriceps, isquios y glúteos son los principales músculos que más nos pueden ayudar a huir de las lesiones. Invertir en conseguir un adecuado tono muscular de estas zonas nos ayudará aguantar las cargas de kilómetros, tener mayor fuerza de impulsión en el desplazamiento y ser más eficientes en la técnica de carrera.

TOMA NOTA: Un ejercicio para cada parte del cuerpo

Cuádriceps, isquios y glúteos

Publicidad

Entrenamiento cruzado

Los profesionales le llaman así y se refieren a los entrenamientos sin impactos . El impacto de la carrera es muy cruel y, por ello, es aconsejable combinarlo con otros deportes, concretamente con la natación y la bicicleta.

Los atletas de elite incluyen este plan en la pretemporada y algunos incluso lo mantienen todo el año. Si queréis sacarle el máximo de jugo a este entrenamiento cruzado, es importante combinar sesiones de ejercicio extensivo e intensivo. El trabajo extensivo responde a un entrenamiento a ritmo medio en el cual podemos aguantar bastante rato. Con este tipo de entrenamiento mejoramos la capacidad aeróbica. Y el intensivo responde a lo que llamamos "cambios de ritmo/intensidades" con el cual trabajamos la capacidad anaeróbica.

Así que un día prográmate tiradas más largas en la bici a un ritmo que puedas aguantar y otro día vete cañera para hacer unos cambios de ritmo cortitos. El spinning puede ser una buena opción y si te atreves tu sola prueba con 2' minutos fuertes y 3' de recuperación a ritmo suave. Ahora ya sabes en que invierten los más "pros" para mejorar: tú también puedes.

Entrenamiento cruzado

Publicidad
Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...