Cómo plantarle cara al calor y poder hacer ejercicio en verano

Evita sufrir un golpe de calor con estas recomendaciones, ¡y que no pare el ejercicio!
Women's Health -
Cómo plantarle cara al calor y poder hacer ejercicio en verano
Cómo plantarle cara al calor y poder hacer ejercicio en verano

Ha llegado el verano y las temperaturas suben considerablemente, por eso, es importante que tomes una serie de precauciones si vas a practicar algún tipo de ejercicio. ¡Tu cuerpo lo agradecerá!

Uno de nuestros expertos en Fitness, Ángel Merchán, director y entrenador personal en Home Wellness Madrid, explica cómo funciona nuestro cuerpo en estos días calurosos y cómo regula su propia temperatura, y además, ofrece a continuación algunos consejos para plantar cara al verano a la hora de hacer ejercicio.

Primero de todo, explica, "hay que tener en cuenta que tu cuerpo, al moverse, genera calor, y cuanta mayor intensidad tenga el ejercicio, mayor será el calor producido".

"Por otro lado, tu cuerpo tiene mecanismos para regular la temperatura corporal, que suele ser de aproximadamente 37 grados. Estos mecanismos se activan cuando la temperatura baja o sube. Y en el caso del calor, tu cuerpo tiene como mecanismos de termorregulación la sudoración y la vasodilatación de los capilares cercanos a la piel. Así pues, estos mecanismos empiezan a perder efectividad cuando la temperatura exterior se acerca a la interna, es decir, más de 37 grados. A partir de aquí estos mecanismos dejan de funcionar y el riesgo de sufrir un golpe de calor es muy alto", ¡cuidado!

Para evitar que tu cuerpo sufra un golpe de calor, y puedas seguir haciendo ejercicio en verano, Merchán aconseja lo siguiente...

"Los deportes acuáticos son una buena alternativa, ya que el cuerpo podrá regular la temperatura fácilmente al transmitir el calor hacia el agua. Por ejemplo: la natación, el surf o el aquagym constituyen los deportes perfectos para el verano".

"Evita realizar ejercicio en las horas centrales del día, ya que es cuando hay una temperatura ambiental mayor y por lo tanto, la termorregulación corporal funcionará peor. Lo ideal es realizar ejercicio al amanecer, o en su defecto al atardecer o por la noche".

"Beber muchos líquidos. Uno de los mecanismos de control de temperatura es la sudoración, por lo que en condiciones de calor ambiental elevado, el cuerpo pierde grandes cantidades de agua que debes reponer inmediatamente. Junto con el agua se pierden también minerales que deben ser repuestos para devolver el organismo a su equilibrio". Recuerda: bebe al menos dos litros de agua diarios al día.

"Intenta descartar deportes de resistencia de larga duración, ya que el ejercicio de forma prolongada continuará elevando la temperatura corporal provocando una pérdida de rendimiento y aumento del riesgo de sufrir un golpe de calor. Disciplinas cortas y explosivas son buena alternativa, ya que los músculos sí que tienen un buen rendimiento en condiciones de calor".

"Por último, es importante “escuchar” a tu cuerpo, si percibes que el calor es excesivo, que te mareas, te duele la cabeza, o que simplemente no eres capaz de mantener la intensidad habitual del ejercicio, procura parar, evitar la exposición al sol y beber agua rápidamente, ya que pueden ser los primeros síntomas del temido golpe de calor".

* Ángel Merchán es director y entrenador personal de Home Wellness Madrid. Puedes seguirlo en Instagram y Twitter.

Te recomendamos

La empresa británica sustituye a Movistar, promete precios asequibles y también emiti...

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...