4 ejercicios que pueden lesionarte y cómo corregirlos

Muy comunes en las salas de gimnasios
Ángel Merchán -
4 ejercicios que pueden lesionarte y cómo corregirlos
4 ejercicios que pueden lesionarte y cómo corregirlos

El cuerpo es la máquina más perfecta que existe, ya que puede realizar una infinita cantidad de movimientos diferentes. Pero al mismo tiempo tiene una estructura que requiere de una ejecución correcta de cada movimiento si no queremos acabar lesionados. Afortunadamente el cuerpo es flexible y resistente y porque hagamos una o diez veces un movimiento potencialmente lesivo, no tenemos porque lesionarnos. La mayoría se producen por repetición, después de un gran número de ejecuciones incorrectas. Por poner un ejemplo, un disco intervertebral requiere de varios cientos de miles de flexiones de columna para romperse.

Veamos una serie de ejercicios que suelen verse en los gimnasios y que son potencialmente lesivos para la mayoría de las personas.

1. Jalón tras nuca o pull back en polea alta. Este ejercicio se realiza en una máquina de polea alta de manera que tiramos de una barra hasta situarla en la parte posterior de los hombros. Este ejercicio se realiza para fortalecer la musculatura dorsal, pero resulta lesivo para la articulación del hombro en la mayoría de las personas, especialmente en la parte final del movimiento. Como alternativa, podemos realizar este ejercicio llevándonos la barra hacia el pecho en lugar de hacia la nuca.

2. Press con barra tras nuca. Este ejercicio es potencialmente lesivo para la articulación del hombro al igual que ocurre con el jalón trasnuca. Se ejecuta comenzando un barra con discos tras la cabeza y empujando hacia arriba hasta extender los codos. El peligro está en el empujón incial donde la articulación del hombro esta muy forzada. Como alternativa, realizaremos el ejercicio con la barra al pecho o con mancuernas en posición más adelantada.

3. Crunch abdominal con peso. Este ejercicio se realiza tumbado boca arriba y flexionando la columna con un disco pesado apoyado en el pecho. El objetivo es trabajar el recto anterior del abdomen. Este movimiento, y más con carga, es potencialmente lesivo para nuestros discos intervertebrales. Como alternativa, podemos realizar la plancha frontal.

4. Rotaciones de columna con carga. Este ejercicio puede realizarse con diferentes tipos de resistencia. Por ejemplo, en una polea a media altura. Se trata de realizar rotaciones en la columna vertebral con el fin de trabajar los oblicuos. Cuando se realizan las rotaciones de la columna vertebral con carga y alta velocidad, son potencialmente lesivas para los discos intervertebrales. Para prevenir el riesgo, cuando realicemos rotaciones, deben producirse a través de las caderas, estabilizando completamente la columna sin que ésta se gire. Así conseguiremos trabajar los oblicuos sin poner en riesgo nuestra espalda. Otra alternativa pueden ser las planchas oblicuas. 

** Angel Merchan es director y entrenador personal de Home Wellness Madrid. Puedes seguirlo en Instagram y en Twitter.

Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...