En defensa de las mallas para las chicas en el gym...

...y en contra de los shorts para ellos.
Patricia Cantalejo -
En defensa de las mallas para las chicas en el gym...
En defensa de las mallas para las chicas en el gym...

Una columnista del mismísimo The New York Times  ha escrito un artículo sobre por qué las mujeres llevamos mallas tipo leggings para hacer yoga y nos hemos olvidado de los pantalones de chándal de felpa y las redes sociales han ardido más que en una clase de hot yoga. Según argumenta esta periodista, “no tenemos por qué vernos sexy cuando estamos en el gimnasio”.

Nuestras compañeras de Estados Unidos pronto han contestado y han escrito un artículo sobre las 47 razones por las que usar mallas en el gimnasio recopiladas entre sus redes sociales. Te recogemos algunas de las más convincentes:

• Las mallas de yoga absorben el sudor de manera eficiente, a diferencia de los pantalones de chándal de felpa, con los que terminarías completamente empapada tras tus asanas.
• Con los pantalones de chándal te puedes quedar enganchada en las máquinas… ¡¡¡y lesionarte!!!
• Te hacen querer entrenar. Sí, es un efecto psicológico que funciona. Seamos sinceras.
• No ocupan tanto espacio: no tendrás que ir con el megabolsón al gimnasio.
• Te los puedes comprar sin probártelos… se adaptan al cuerpo. No lo olvides amiga.
• Te abrazan pero te dan espacio y te permiten respirar cuando lo necesitas. Básicamente, son la vestimenta equivalente a un BFF.
Además, te añadimos una más: ¿HAS VISTO QUÉ CHULAS SON LAS MALLAS QUE HEMOS SELECCIONADO PARA TI?

Pero, también queremos darle una vuelta más al debate. ¿Por qué se vuelve a hablar de las prendas femeninas en los gimnasios? ¿No deberíamos discutir estos looks deportivos masculinos? Te los enumeramos:

1.- Camisetas cada vez más escotadas… vale que estés muy orgullosos de vuestros pectorales, pero ten cuidado porque te vas a desollar con esa mancuerna. Tampoco te recomendamos camisetas sin mangas si has descuidado un poco tus axilas. Y ojo: los tirantes también tienen una medida correcta. Es fácil: si se ve el pezón, acórtalos.

2.- Camisetas de algodón… vas a sudar, es cierto, pero procura que no quede claro en tu camiseta. Existen materiales que te permitirán acabar tu clase de boxeo sin noquear a tus adversarios con el olor. Es el mismo motivo por el que tampoco te recomendamos camisetas de una talla menos.

3.- Prendas de un equipo de fútbol. ¿Por qué crear conflicto en el gimnasio? ¿Tienes que defender tus colores también cuando haces pesas?

4.- Pantalones cortos –muy, muy cortos-. ¿No te acuerdas del mítico capítulo de Friends en el que a Robert –un novio de Phoebe- se le ve algo más que las intenciones por culpa de sus shorts?

5.- Olvídate de los pantalones del chándal con corchetes, que no estás en la NBA ni vas a hacer un striptease.

6.- Los calcetines: si no son compresivos, quedan francamente mal cuando los llevas hasta las rodillas. Aquí si está bien que los lleves cortos (como los tirantes del punto número 1).

Te recomendamos

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Que las agujetas no te paren...

Las nuevas Nike Air Zoom Pegasus 35 te descubren el Zen Running...

Descubre si tu crema solar aguanta tus entrenamientos...