Adapta el ‘baby run’ a cada terreno

¿Corres por asfalto, por el paseo marítimo o por el campo? Cada superficie requiere una técnica y unas adaptaciones para que la carrera sea segura y cómoda para tu bebé y para ti. Aquí tienes los consejos de una experta.
Amalia Panea -
Adapta el ‘baby run’ a cada terreno
Adapta el ‘baby run’ a cada terreno

Normalmente solemos correr tanto por asfalto como por caminos de montaña adecuados, y para eso los nuevos cochecitos de bebé, como Bugaboo Runner, son perfectos. Como dice Alicia Álvarez, del equipo técnico de los centros deportivos GO fit, lo primero es elegir un carrito adecuado: “tienes que asegurarte de que las ruedas sean grandes y el coche tenga una buena suspensión, lo que te proporcionará una conducción suave en diferentes terrenos; también tienes que asegurarte de que la posición de las ruedas de atrás sea bien amplia para poder empujar el cochecito sin dificultad”.

La mejor superficie

Como dice Álvarez, el mejor terreno para correr con un cochecito de bebé es el asfaltado, y lo más llano posible. “Aunque la amortiguación de estos carritos es muy buena y las ruedas están diseñadas para rendir en diversos tipos de terreno, hay que intentar evitar las superficies muy irregulares, puesto que al fin y al cabo llevamos un niño dentro”, a lo que añade: “y no te olvides de que los arneses sujeten correctamente a tu bebé y que tenga como mínimo 9 meses antes de salir a correr con él”.

Esta experta también destaca la importancia de que el freno de mano “siempre esté a lo largo del manillar par poder controlar los descensos y que la frenada sea continua y no brusca”.

Para evitar riesgos, la experta de GO fit nos recomienda evitar los terrenos muy irregulares y con demasiada pendiente. “En el monte, busca siempre caminos adaptados y señalizados e intenta no hacer campo a través”, apunta puntualizando: “Siempre se debe utilizar la correa de seguridad del manillar, para evitar que con un posible tropiezo se escape el cochecito”.


Haz estas adaptaciones

Además de escoger un terreno adecuado, Álvarez destaca la importancia de elegir también el calzado idóneo, de adecuar la velocidad y hasta el tipo de movimientos y entrenamiento.

“En primer lugar, el ritmo debe ser algo inferior al que estás acostumbrada, puesto que no dejas de empujar un objeto y además de varios kilos”, dice Álvarez. “Intenta que el ritmo sea lo más constante posible para no tener sustos innecesarios con el niño (intenta programar tus entrenamientos para que esos días coincidan con tu entreno cardiovascular continuo)”, recomienda.

Haz estos estiramientos

Esta experta recomienda modificar también los estiramientos que hagas: “recuerda que no pueden ser los cotidianos, ya que tu postura y tu forma de correr es totalmente diferente”. Estos son los que Álvarez recomienda hacer al final de la sesión de running:

Trapecio. Coloca las manos en el manillar del cochecito en la posición que mantenga tus hombros bajos (si los colocas arriba, cargarías demasiado tu trapecio). Inclina la cabeza hacia delante elevando la nuca, estira la columna y coloca los hombros hacia abajo. Después, como segundo ejercicio, inclina la cabeza hacia un lado, manteniendo tu espalda recta y haz fuerza con el hombro contrario hacia abajo. Repite lo mismo hacia el otro lado.

Erectores de la cadera y escápulas. Ponte de espaldas al cochecito y agárrate del manillar colocando las manos detrás de tu espalda. Saca pecho uniendo tus omóplatos (escápulas) y estira la columna, que inevitablemente quedará un poco arqueada. De hecho, es positivo que la columna se hunda ligeramente, ya que cuando se corre se suele hundir el pecho y arquear algo la espalda. Recuerda: cuando corras, mantén tu espalda lo más recta posible.

Cuádriceps y extensores de cadera. Coloca una mano en el manillar en la posición que te sea más cómoda. Con la otra mano, cógete un pie hasta tocar el trasero con el talón. Cuando estés en esta posición, procura que tu rodilla enfoque en línea recta al suelo y tu cadera se extienda. Lo conseguirás apretando el glúteo de la pierna que estás estirando.

Isquiotibiales. De pie, separa los pies por el ancho de las caderas y flexiona la cadera, colocando el tronco hacia delante en paralelo al suelo. Con los brazos extendidos, agarra el manillar de tu cochecito en la posición más baja. Estira las piernas, aprieta los cuádriceps y saca el trasero (este movimiento se llama anteversión de la cadera).

Gemelos. Con una pierna totalmente estirada, coloca la punta del pie en la parte alta de la rueda trasera. El talón debe estar tocando el suelo. Cógete al manillar con las manos para estabilizarte mejor.

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...