Los 5 grandes factores que determinan un ‘bad hair day’

Tenemos algo que contarte
Maddy Zollo Rusbosin/ María Villar -
Los 5 grandes factores que determinan un ‘bad hair day’
Los 5 grandes factores que determinan un ‘bad hair day’

Hay dos tipos de mujeres en el mundo, aquellas que no han conocido  nunca un tutorial de Youtube ni han necesitado seguir uno, y las que intentan seguirlos a toda costa con resultados… mejorables. Lamentablemente la mayoría de nosotras pertenecemos a la segunda categoría y es que, aunque conozcamos nuestro pelo y sepamos qué le funciona y qué no, no somos ningunas expertas.

 

Pero tú insistes y no decaes en tu empeño de salir por la puerta cada mañana con una melena decente, aunque cada día obtienes diferentes resultados, ¿cómo es posible? ¿por qué unas veces tu pelo se deja domar y otras se declara en total rebeldía? Tras nuestra investigación, tenemos unas cuantas cosas que contarte.

 

<

ol>

Es obvio y una de las razones que tenemos más en cuenta. El aire seco del invierno hace que tu pelo esté más poroso y sea más propenso al encrespamiento. De igual manera si vives en un lugar próximo al mar, la humedad será mayor y tu cabello tenderá más a rizarse. Por tanto si conoces el clima de la ciudad en la que vives podrás adaptar tu rutina capilar a tus circunstancias. En invierno por ejemplo asegúrate de aplicar un producto hidratante en las puntas y un espray texturizador en raices para dar volumen. Y si vives en una zona con mucha humedad lo más cómodo es que empieces a sacarle partido a esas ondulaciones que se forman en tu cabello, haz que queden espectaculares con un producto que las defina.

 

<

ol>

Sí, no le eches toda la culpa a la temperatura exterior, la de tu propio cuerpo también influye. Si tu sensación térmica es mayor, lo más probable es que sudes más de lo habitual y que por tanto la cantidad de grasa en tu cuero cabelludo sea mayor. Una solución para esto es llevar siempre en el bolso un champú en seco tamaño de viaje para matizar los brillos de tus raíces cada vez que los notes demasiado. Para calmar esa sensación de calor momentánea, prueba a recogerte el pelo en un moño para dejar que el aire fresco corra por la zona de tu cuello.

 

<

ol>

Si eres una mujer de costumbres fijas, te recomendamos que vayas pensando en cambiar (por lo menos en lo que a tu pelo se refiere). Cuando haces la partición de tu cabello siempre de la misma forma, es frecuente que  la densidad capilar de esa zona disminuya. Pero eso tiene fácil solución: dí sí a la variedad y no te peines siempre del mismo modo: si sueles hacerte la raya lateral, hazla unos días hacia un lado y otros hacia el contrario, juega también con los moños y semirrecogidos.

 

Este hábito no es nada aconsejable para la salud capilar porque seguramente te irás a la cama con el pelo parcialmente mojado. La fibra capilar cuando está mojada es mucho más débil y corres más riesgo de que se rompa con los movimientos involuntarios que hacemos cuando estamos dormidas. Si eres incapaz de cambiar tu rutina de higiene, procura secarte el pelo al menos al 80 % antes de ir a dormir y para que no se enrede puedes trenzarlo o cubrirlo con un pañuelo de seda.

 

La explicación es parecida a la del punto número tres. Si aplicas siempre la misma técnica sobre tu pelo, por ejemplo todos los sábados lo rizas con un aparato de calor, puede que según pase el tiempo, este aparato deje de ser tan efectivo, porque la fibra capilar cada vez estará más suave y será más difícil conseguir un buen resultado.

TE PUEDE INTERESAR: 8 mitos y verdades sobre tu cabello

 

Te recomendamos

Almudena Fernández nos presenta las tendencias de baño 2018...

Descubre si tu crema solar aguanta tus entrenamientos...

¿Buscas un perfume diferente?...

Las nuevas Nike Air Zoom Pegasus 35 te descubren el Zen Running...

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Que las agujetas no te paren...