¿Quién es la chica del espejo?

Consejos para recuperar tu rostro cuando no te reconoces
María Villar -
¿Quién es la chica del espejo?
¿Quién es la chica del espejo?

Hay días que el universo parece estar en tu contra. Te levantas sobresaltada con el estruendo del despertador y al intentar apagarlo vuelcas el vaso de agua que anoche dejaste en la mesilla. Cuando por fin consigues llegar hasta el baño y te miras en el espejo… ¡socorro, ¿quién es esa chica del reflejo? Piel apagada, brillos, ojeras marcadas y como guinda del pastel… ¡un granito en mitad de la barbilla! Amiga, tu cara hoy es un cuadro flamenco, pero te brindamos los recursos para que sepas qué hacer cuando te vuelva a ocurrir.

TE PUEDE INTERESAR: Consejos para salir a (buena) cara lavada

  1. Ojeras y bolsas

Hay chicas más propensas a la aparición de estas enemigas del ‘efecto buena cara’. Hay a quien le suelen aparecer más bolsas, a otras personas más ojeras, puede  que tengas ambas o puede que estés en ese grupo de afortunadas que no padece ninguna de las dos. En el caso de las ojeras marcadas te vendrá muy bien el frío. Introduce tu contorno por unos minutos en el congelador, mientras lávate la cara con agua fresquita e hidrátatela. Después vuelve a por tu contorno y aplícatelo, esto acelerará el riego sanguíneo. En el caso de las bolsas, puede que sean consecuencia de la retención de líquidos. Es importante cuidar lo que comemos en la cena y evitar aquellos alimentos que provocan más retención. Por otro lado también es muy recomendable no descuidar la hidratación: bebe agua infusionada con frutas si al natural te cuesta mucho.

TE PUEDE INTERESAR: Di adiós a las ojeras

2. Cara hinchada

Puede ser consecuencia, tanto de no dormir suficiente, como de dormir demasiado. Procura llevar una rutina de sueño regular, acostándote y levantándote a la misma hora todos los días. Pero, sí, lo sabemos, no es tan sencillo conseguirlo. Cuando no haya remedio hay algo que te puede funcionar: los cambios de temperatura. Empaña dos toallas pequeñas, una en agua caliente y otra en agua fría y alternalas sobre el rostro. Otra opción más sofisticada es hacerte con un antifaz de gel y guardarlo en el congelador para cuando surja una emergencia. O en un apuro, puedes recurrir a los cubitos de hielo, eso sí, envuélvelos en una toalla, para no dañar la piel.

3. Ese grano, justo hoy

Justo el día menos oportuno aparece un grano en mitad de tu rostro. Resígnate, no podrás hacer que desaparezca en sólo unos minutos. Pero, piénsalo en frío, solo es un grano, no se acaba el mundo. Eso sí podemos iaplicar algunas técnicas para que casi desaparezca. En primer lugar aplica aceite de árbol de té, después pon un poco de corrector verde, que al ser el color complementario al rojo contrarresta este color que no deseamos. Tras esto pon base y corrector de tu color y finalmente, al haber aplicado tantos productos en crema es recomendable sellar con polvos sueltos para que nada se mueva de su sitio. Y recuerda, siempre nos quedará el photoshop para eliminarlo completamente.

4. Piel sin vida

Si eres fumadora (Mal, muy mal. Aquí te seguimos leyendo la cartilla), sabes de sobra lo que es levantarte con esta sensación. Pero es verdad que sin que tu cuerpo esté en contacto con la nicotina también puedes levantarte un buen día y darte cuenta de que tu piel está cetrina, sin ese brillo natural que proyecta salud. Para conseguir este resultado te proponemos dos opciones dependiendo del tiempo que tengas. Aplica una mascarilla y déjala actuar durante el máximo tiempo que puedas, si tienes menos tiempo puedes usar unas ampollas flash que mejorará notablemente el aspecto de tu piel en unos segundos. Si vas a recurrir al maquillaje, puedes obtener ese brillo de manera artificial mezclando un poco de iluminador con tu base habitual.

5. Arrugas con afán de protagonismo

No tenemos la fórmula mágica para parar el paso del tiempo y evitar que aparezcan, pero si algunos consejos que las mantendrán en su lugar, evitando que se noten más de lo necesario. Intenta dormir bocarriba para que esas incipientes arrugas que están apareciendo en la parte externa de los ojos (seguro que has oído hablar de las patas de gallo) no se acentúen y cada mañana aplica tu hidratante dando un masaje que active la circulación con movimiento suaves, ascendentes y circulares. Del centro del rostro hacia el exterior.

Te recomendamos

Las playas del mediterráneo ganan por goleada a las atlánticas...

Reebok rinde un homenaje a las mujeres fuertes que inspiran a otras a alcanzar su mej...

Almudena Fernández nos presenta las tendencias de baño 2018...

Que las agujetas no te paren...