Cómo llevar el flequillo siempre bien

Consigue llevar un flequillo decente, desde que te lo cortas hasta que se iguala con el resto del pelo
Sonia Fornieles -
Cómo llevar el flequillo siempre bien
Cómo llevar el flequillo siempre bien

¿Cambio de look? ¡A por el flequillo!

Una mañana te levantas con la firme decisión de cambiar de look. Te vas a cortar el pelo.
Cuando pones un pie en la peluquería (en el caso de que no hayas decidido hacer un do it yourself, algo totalmente desaconsejado a menos que seas peluquera) el cambio radical ya se ha convertido en un “me voy a cortar el flequillo”. No pasa nada, algo es algo.

El primer error que cometemos muchas de nosotras, yo la primera, es decirle al peluquero: “no me cortes demasiada cantidad de pelo, que no esté muy tupido”. Meeec… error. Pues no, el flequillo se corta o no se corta. Un flequillo transparente no da fuerza a un look, tres o cuatro mechoncitos abiertos sobre la frente no favorecen. “No hay que cortar necesariamente desde la mitad hacia delante, pero sí una cantidad suficiente que permita que sobre la frente caiga un mechón tupido de pelo, que se pueda trabajar, ladear o dejar recto, pero con cuerpo”, dice Josué Martínez, director de Jota Eme estilistas (Madrid).

¿Cambio de look? ¡A por el flequillo!

Publicidad

El primer flequillo

La primera vez por lo general lo cortamos largo, a ras de cejas, para no arriesgar demasiado. Este flequillo, que es el que ha llevado Alexa Chung durante años, aguanta sin molestar aproximadamente una semana. “En seguida traspasa la frontera de las cejas y habría que retocar a los diez días o así”, dice Josué.

El primer flequillo

Publicidad

El flequillo alborotado

Si no vas a retocar y vas llevarlo (dignamente) en sus diferentes fases debes tomar serias decisiones. La primera es alborotarlo (con las manos) para que te deje ver y no caiga sobre los ojos. “También puedes darle un poco de volumen con cepillo redondo y secador para que suba y poner un poco de fijador suave para que no vuelva a bajar, pero con cuidado de no ahuecarlo mucho que puede parecer que llevas un toldo sobre la frente”, explica el experto. Es el caso de Taylor Swift.

El flequillo alborotado

Publicidad

El flequillo ladeado

Cuando el flequillo está crecidito y no lo puedes dejar recto, a menos que quieras disfrazarte de chewbacca, hay que echarlo a un lado. Pero… ¿hacia cuál? Por lo general el pelo tiene querencia a irse a un lado, deja que caiga y él te dará la solución. Si no lo tienes claro haz las dos pruebas y quédate con tu mejor versión. Cameron Díaz es un buen ejemplo, lo llevó así durante una época y le quedaba muy bien. Para conseguir el efecto espejo, usa un producto de acabado que de brillo al pelo.
Recomendación WH: Spray Brillo Intenso, de Moroccanoil, 25 €.

El flequillo ladeado

Publicidad

El flequillo abierto

Esta es la última fase. Si ya lo tienes bastante crecidito lo mejor es abrirlo por el centro y dejar que caiga a los lados con una ligera onda. Este flequillo queda muy bien con recogidos porque afila la cara si la tienes redondita, y la enmarca y recoge si las tienes afilada (siempre a la altura de la barbilla o por debajo, nunca por encima). La onda la consigues con una tenacilla cilíndrica gruesa, más sencilla de usar que la plancha. Aunque, si eres mañosa con la plancha, y un giro de muñeca también consigues la onda perfecta. Heidi Klum es muy aficionada a este flequillo maxi, le favorece y lo sabe.

El flequillo abierto

Publicidad
Te recomendamos

Las jugadoras se proclamaron campeonas de la Copa Libertadores....

Perfúmate de la manera más eco...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

El espíritu de la maratón más internacional...