7 típicas batallas que toda mujer con acné entenderá

Reventarlo o no reventarlo, esa es la cuestión
Women's Health -
7 típicas batallas que toda mujer con acné entenderá
7 típicas batallas que toda mujer con acné entenderá

El acné adulto. ¿Quién de vosotras hubiera imaginado que esa losa implacable, propia de la pubertad, seguiría siendo una plaga a los veinte, los treinta e incluso, más allá? Y sí, nos referimos a esos poros que no tienen piedad y que nos siguen sacando de quicio. Y prueba de ello, estas 7 batallas diarias que toda mujer tiene contra esos (dichosos) granitos y contra su propia cara. ¿Te suenan?

1. Los granos te dicen: tócame. Lo sabemos, es muy difícil resistir el impulso. Siempre hay un deseo incontrolable de apretar bien fuerte con los dedos pero, ¿por qué? ¿Para demostrarte que existe y que está ahí? ¿Para demostrar que no tienes ningún miedo y que puedes destruirlo? ¿Para comprobar si hay más alrededor dispuestos a arruinar tu cutis?

2. Te cuesta mucho hacer como que no existen. Si hay una regla de oro que todas conocemos bien es: NO revientes ningún grano. Y el motivo es bien simple: las consecuencias pueden ser todavía peores ya que el intruso se puede hacer más grande, puedes infectarlo o acabar con una cicatriz que te acompañará el resto de tus días. Vale, no es fácil caminar por la calle o acudir a una reunión de trabajo con un súper grano blanco en la barbilla. Y si encima tenemos a nuestra yo interior que nos dice: “corre el riesgo, reviéntalo”, es todavía más complicado a pesar de que, pocas veces, esa explosión acabe siendo limpia y satisfactoria.

3. Esa (gran) inversión en productos de cuidado facial. Intentas convencerte que ese tratamiento de 150€ para limpiar el rostro será la salvación. Él y el tónico, la crema hidratante, la mascarilla relajante, el exfoliante, el cuidado especial anti acné…y un largo etcétera que engrosa la lista de facturas. Pero después de comprar todo el arsenal beauty, le preguntas a tu amiga cómo lo hace para tener un cutis perfecto y va y te dice que tan solo se limpia la cara todas las noches con un jabón de marca blanca… Y claro, la rabia te consume.

4. Te vuelves adicta al corrector. Y eso que sabes que a veces, el grano es todavía más evidente después de aplicar el supuesto camuflaje. Entonces, intentas rematar la faena cubriendo ese cráter con polvos compactos. ¿Después? Comprobar continuamente que todo sigue en su sitio, sobre todo el maquillaje. Otra lucha por sí misma.

5.Asimilar que el maquillaje obstruye todavía más los poros. Lo corrector sería dejar que la piel respirara sin ningún tipo de ayuda extra  y salir al mundo como una auténtica valiente con ese súper grano blanco y la piel de alrededor más roja que un tomate. Pero es mucho más fácil decirlo que hacerlo, ¿no?

6. Evitas los selfies a toda costa. Ni se te ocurre girar la cámara cuando tienes una montaña de pequeños granos en la frente, ¿verdad? La palabra selfie te provoca una escalofrío y haces lo que sea para no salir en la foto, para alejar el zoom el máximo posible… Pero si no puedes hacer nada y tu chico o tu amiga ya ha disparado la temida foto, te queda convertirte en policía de los filtros y asegurarte una mínima decencia en Instagram.

7. Cuando es vuestra primera noche…y en la cama sois tres. Te ponemos en situación: vas a tener tu primera cita después de una ruptura más o menos reciente y (evidentemente) recurres al maquillaje para esconder ese tremendo grano que tenía que salir justo ese día. Una cobertura que aguante bien durante toda la noche. Pero ¿qué pasa cuando llegáis al dormitorio? Sabes que lo mejor para tu piel es lavarte la cara antes de meterte en la cama (sola o acompañada) pero acabas olvidando ese consejo imprescindible y miras hacia otro lado.

Nota: ante cualquier situación, recurda que nunca es tan grave como crees. Y lo importante: siempre hay qye proteger y cuidar nuestra piel.

MÁS: 7 remedios caseros contra los problemas comunes de belleza 

 

Te recomendamos

Barcelona: próximo objetivo para el Yoga Run de Solán de Cabras...

Tenis, HIIT, yoga, running… distintos deportes, distintos cuerpos, la misma exigencia...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...