4 motivos por los que tienes que limpiar las brochas de maquillaje

Y cómo hacerlo
Women's Health -
4 motivos por los que tienes que limpiar las brochas de maquillaje
4 motivos por los que tienes que limpiar las brochas de maquillaje

La limpieza del cutis es sagrada, ¿verdad? No hay día (bueno, siempre habrá alguna excepción) que no te desmaquilles como una pro antes de irte a dormir. Porque como ya sabes, tu piel necesita renovarse por la noche para que al día siguiente se someta a una nueva sesión beauty.

Pero de nada sirve que cuides tu piel a diario si después utilizas utensilios de belleza en malas condiciones. Es decir, unas brochas y unos pinceles sucios. Porque si te preocupa la limpieza de tu rostro, también tiene que importante la limpieza de los instrumentos. Y aquí tienes 4 buenos motivos:

1. Larga vida a la brocha. En ocasiones habrás ido a pagar una nueva base de maquillaje y una brocha y te has sorprendido al ver que el pincel es, incluso, más cara. Pues bien, si no quieres gastar más de la cuenta, será mejor que los limpies una vez a la semana. Así se mantendrán en perfecto estado durante más tiempo. Ya que inviertes, ¡hazlo con cabeza!

2. Una piel más sana. Nunca se te ocurriría chapotear en un charco lleno de barro con un vestido blanco, ¿verdad? Pues tampoco deberías pasar las cerdas sucias por tu rostro, porque todas esas bacterias acumuladas pueden acabar tapando los poros y penetrar en tu piel. Con el tiempo, podrías notar brotes de acné e infecciones de cutis. Está en tus manos (y en los hábitos de limpieza) impedirlo.

3. Fiel a tu tono. Si no lavas con regularidad tus brochas, al final irás acumulando tanta suciedad que ni siquiera aplicarás el tono de maquillaje que tanto te gusta. Al mezclarse tu base con los restos acumulados, el color cambia y el resultado se nota.

4. Un tacto agradable. Porque no nos vamos a engañar, cuando están tan sucias que las cerdas parecen cartón piedra, tu ritual de maquillaje es de todo menos agradable. Así que, cuídalas como se merecen y ellas cuidarán tu piel como deben.

Y ahora viene la pregunta del millón : ¿Cómo se lavan las brochas y los pinceles?

El proceso es fácil y rápido. Una o dos veces a la semana, coge la brocha y humedécela con las cerdas boca abajo. Después aplica jabón en el cabello de la brocha (si no tienes un producto específico a mano, claro) y limpialas dibujando círculos sobre la palma de tu mano.

Al principio notarás que la espuma es del mismo color que tu maquillaje. Y lógicamente, será así hasta que lo haya ‘escupido’ todo y vuelva a tener unas cerdas limpias y en buen estado. Vuelve a humedecerla para retirar el jabón y escúrrela bien con un poco de papel antes de dejar que se sequen al aire libre. Y recuerda repetir ese sencillo paso una o dos veces a la semana.

Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

BUFF® presenta el revolucionario tejido DryFlx®...

¡La confianza y seguridad nacen en tus pies!...

El espíritu de la maratón más internacional...

Crean un sistema inteligente de entrenamiento que se adapta a ti. ...

Descubre el primer yogur vegetal de almendra con sello vegano...