Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Nos colamos en la Transpyr Coast to Coast

Así se preparan las ciclistas para superar 800 kilómetros y 20.000 metros de desnivel

22 entre 400

22 entre 400

La Transpyr Coast to Coast es un viaje al corazón de los Pirineos, un icónico recorrido en bicicleta segmentado en 7 etapas entre Rosas y Hondarribia. Reconocido mundialmente por su imponente belleza, se trata de una exigente experiencia que ha de afrontarse con una preparación especifica. Orbea ha querido potenciar el ciclismo femenino en su octava edición, en la que 22 mujeres luchan por demostrar su valía entre los casi 400 participantes. Y por supuesto, lo consiguen. Acudimos a esta inolvidable andadura para hablar con algunas de sus participantes y saber así cómo es enfrentarse a un trayecto de dificultad acusada en el que los hombres suponen una mayoría abrumadora.

“Los hombres tienen una indudable fortaleza física mayor, pero la fuerza mental es nuestra. Cuando el cansancio hace mella, hay que agarrarse a la cabeza”, asegura la austriaca Magdalena Schoerener, blogger del mundo del ciclismo. Habituada a la carretera, este apabullante reto de montaña es su mayor miedo. “He contado con un coach de forma remota para prepararme. Viajo mucho por trabajo y no he podido entrenar todo lo que quisiera, pero exceptuando dos fines de semana, he entrenado los restantes desde el mes de noviembre. Me he preparado entre 2-3 horas diarias hasta completar unas siete horas al día para estar preparada. Habré entrenado un total de 300 horas”, nos cuenta Schoerener. Asegura no haber seguido una dieta específica, pero ha comenzado a pensar en la comida con cabeza desde que este reto ha pasado a formar parte de su vida.

22 entre 400

La Transpyr Coast to Coast es un viaje al corazón de los Pirineos, un icónico recorrido en bicicleta segmentado en 7 etapas entre Rosas y Hondarribia. Reconocido mundialmente por su imponente belleza, se trata de una exigente experiencia que ha de afrontarse con una preparación especifica. Orbea ha querido potenciar el ciclismo femenino en su octava edición, en la que 22 mujeres luchan por demostrar su valía entre los casi 400 participantes. Y por supuesto, lo consiguen. Acudimos a esta inolvidable andadura para hablar con algunas de sus participantes y saber así cómo es enfrentarse a un trayecto de dificultad acusada en el que los hombres suponen una mayoría abrumadora.

“Los hombres tienen una indudable fortaleza física mayor, pero la fuerza mental es nuestra. Cuando el cansancio hace mella, hay que agarrarse a la cabeza”, asegura la austriaca Magdalena Schoerener, blogger del mundo del ciclismo. Habituada a la carretera, este apabullante reto de montaña es su mayor miedo. “He contado con un coach de forma remota para prepararme. Viajo mucho por trabajo y no he podido entrenar todo lo que quisiera, pero exceptuando dos fines de semana, he entrenado los restantes desde el mes de noviembre. Me he preparado entre 2-3 horas diarias hasta completar unas siete horas al día para estar preparada. Habré entrenado un total de 300 horas”, nos cuenta Schoerener. Asegura no haber seguido una dieta específica, pero ha comenzado a pensar en la comida con cabeza desde que este reto ha pasado a formar parte de su vida.


La preparación

Mientras tanto, Maxine Filby y Verity Appleyard, participantes del equipo Cannondale Girls de Cannondale, han cuidado su dieta con especial mimo. “Consumo entre 5.000 y 6.000 calorías diarias”, afirma Filby. Su compañera la mira con estupor. “Es que es una prueba muy dura”, le explica entre risas a Appleyard. Ambas han apostado por una dieta rica en hidratos de carbono para asimilar a la perfección las proteínas y tener la energía necesaria para afrontar esta aventura. Por supuesto, su alimentación es baja en grasas, aunque Verity asegura que no ha querido privarse de algún capricho que otro. Sus desayunos consisten en porridge, huevos, café, fruta y mucha agua. Durante el trayecto consumen barritas de cereales y bebidas energéticas. Al terminar, abogan por alimentos o bebidas de absorción rápida. “La verdad es que suelo tomarme una lata de Coca Cola para asimilar los azúcares con velocidad”, afirma Appletard. A la hora de cenar, planifican su alimentación para ayudarles a sobrellevar el cansancio del día siguiente. Pasta o cereales son su fuente predilecta de hidratos de carbono. Las proteínas las obtienen de pollo o pescado a la plancha.

La canadiense Veronique Fortin se ha enfrentado al reto con seguridad. “Acostumbrada a escalar, creo que tengo la forma física necesaria para superarlo. He escalado 3.000 metros como entrenamiento”, confiesa. “Al escalar, estoy acostumbrada a estar rodeada de hombres, pero todavía se sorprenden al ver a mujeres. El problema es que en la escalada, nuestro peso juega a nuestro favor, pues somos más ligeras. Pero sobre la bicicleta, espero tener la fuerza necesaria para quedar en un buen lugar”, asegura. La noche antes de la competición consume hidratos de carbono de absorción lenta y verduras a la plancha.


La alimentación

Una de las apuestas más fuertes en el ámbito del ciclismo femenino de la Transpyr Coast to Coast es Olga Echenique. Queremos saber en qué consiste su entrenamiento para afrontar una prueba tan exigente. “Combino diversas disciplinas -no únicamente ciclismo- para estar preparada. En el gimnasio me centro en fortalecer el core y por supuesto, una de las disciplinas idóneas para ello es el Pilates. Intento fortalecer el cuerpo de forma natural, y por ello no hago muchos ejercicios de pesas. Para mejorar la respiración, encuentro en la natación mi mejor aliada”, asegura al finalizar la primera etapa y hacerse con la mejor clasificación entre las participantes. Entonces, ¿limita el entrenamiento cardiovascular al ciclismo y la natación? “El Tabata es mi apuesta, por ser rápido y efectivo”, asegura.

La cubana diferencia su alimentación de cara a una carrera y de cara a su día a día. ¿Cómo es el menú habitual de Echenique? “Desayuno cereales con leche o con un yogur. Varío esta ingesta de hidratos con tostadas. Lo acompaño de zumo natural y té, porque funciona de forma más progresiva que el café. Al salir en bicicleta, llevo encima unas barritas o alguna pieza de fruta que pueda consumir sin tener que parar. Al terminar, me tomo un batido recuperador o unos frutos secos. Para comer, algo de carne blanca o roja a la plancha: limito mucho el aceite. Por supuesto, tomo ensalada y si no ingiero carne, apuesto por marisco o pescado a la plancha. La merienda consiste en alguna pieza de fruta o un yogur natural 0%. La comida más suave del día es la cena, donde tomo una ensalada o una tostada con algo de jamón. Alguna noche me limit a cenar fruta”, explica. En la Transpyr Coast to Coast se cena cada día pasta. ¿Cómo lleva ella esta ingesta de hidratos, dado que sus cenas son tan ligeras? “Cuando tenemos carreras de varios días, subimos la carga de hidratos. Los vamos incorporando días antes de la carrera para habituarnos”, afirma.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: WORKOUT DE SPINNING TIPO TABATA PARA LLEVARTE AL LÍMITE. 


Next

Te recomendamos

Una cena en casa también puede ser gourmet

Una buena materia prima es sinónimo de éxito....

Tú marcas las reglas, el evento más ‘íntimo’ de WH

¿Y si fuera posible olvidarse de las molestias de la menstruación y además tener meno...

Suunto persenta el Spartan Trainer Wrist HR

Un versátil reloj GPS ideal para mujeres deportistas...

Encuentra tu sujetador perfecto

Cómo el sujetador deportivo ha escrito nuevas reglas de juego...

La revolución post deporte

San Miguel 0,0 Isotónica revoluciona una de las asignaturas pendientes de las deporti...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.