Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

“Me masturbé cada día durante una semana y esto es lo que ocurrió”

Descubrí el potencial de la ducha
Women's Health , 05-01-2017

El experimento

El experimento

Lydia, de 44 años, era madre de cinco hijos, y mostraba poco interés por su sexualidad. Pero decidió coger las riendas de la situación e investigar si era capaz de reanimar su libido masturbándose cada día. Esto es lo que ocurrió.

 “Cuando era joven, masturbarme formaba parte del descubrimiento de mi sexualidad. Dos maridos y cinco años después, se convirtió en una actividad completamente eventual. Entre el trabajo, los niños, la casa y mi afición por la cocina, no tenía tiempo para las partidas en solitario. Mi interés por el sexo cayó en picado. Vivía temiendo la menopausia y que algún día mi vagina se secara más que la mojama. Una buena amiga me contó hace poco que si no se usa, pierdes la funcionalidad. Y como no estaba dispuesta a perder nada todavía, decidí embarcarme en el reto de una semana que masturbación diaria”.

 Más: ¿Se reduce el tamaño de tu vagina por falta de sexo?

El experimento

Lydia, de 44 años, era madre de cinco hijos, y mostraba poco interés por su sexualidad. Pero decidió coger las riendas de la situación e investigar si era capaz de reanimar su libido masturbándose cada día. Esto es lo que ocurrió.

 “Cuando era joven, masturbarme formaba parte del descubrimiento de mi sexualidad. Dos maridos y cinco años después, se convirtió en una actividad completamente eventual. Entre el trabajo, los niños, la casa y mi afición por la cocina, no tenía tiempo para las partidas en solitario. Mi interés por el sexo cayó en picado. Vivía temiendo la menopausia y que algún día mi vagina se secara más que la mojama. Una buena amiga me contó hace poco que si no se usa, pierdes la funcionalidad. Y como no estaba dispuesta a perder nada todavía, decidí embarcarme en el reto de una semana que masturbación diaria”.

 Más: ¿Se reduce el tamaño de tu vagina por falta de sexo?


Duchas con final feliz

 Domingo

“Después de desayunar y de acompañar a los niños al partido de fútbol, encontré una hora para mí (mi marido se llevó a todo el mundo fuera de la casa, sin tener ni idea de mis planes). Me tumbé en la cama, encendí un par de velas y me desnudé. Al principio fue súper raro, me sentía como una extraña con mi propio cuerpo. Utilicé un lubricante que encontré en el fondo del cajón de mi mesita de noche (seguramente estaría caducado desde los 90) y fue de gran ayuda. A los cinco minutos, una ola de placer invadió todo mi cuerpo. Cuando Dan, mi marido, volvió con los niños, me preguntó a qué venía esa sonrisa tonta en mi cara. Guardé mi pequeño secreto para mí, aunque tengo que admitir que estaba de mucho mejor humor que antes”.

 Lunes

“Me pasé toda la mañana pensando en cómo encontraría mi momento para masturbarme. Se lo conté a una amiga, y me dijo, “hazlo en la ducha”. Así que después de la clase de Tábata, salté a la ducha y jugué con todas las posiciones del grifo de la ducha. Masturbarse con agua fue mucho más placentero e intenso que el día anterior. Con la presión del agua en mi clítoris, logré llegar al orgasmo en tiempo récord”.

Más: El mejor momento del día para masturbarse

 Martes

“Después de un paseo con mis amigos, me fui al baño y me regalé otra ducha con final feliz. “Correrme” empezaba a ser como una recompensa –lo estaba deseando–. ¿Qué pensaría Dan si se enterara de mi reto?”.

Más: 8 lugares en los que no deberías masturbarte


Cómo cambié

 Miércoles

“Cuando conseguimos que los niños se durmieran, abrimos una botella de vino y le expliqué a Dan el reto que estaba llevando a cabo. Él se interesó bastante por el tema. Hacía una semana de la última vez que mantuvimos relaciones. Normalmente y, para ser sinceros, es algo que solo hago para mantenernos conectados. Pero esta noche, mi libido estaba, sin duda, más álgida de lo habitual. En vez de nuestro rapidito de costumbre y quedarnos dormidos, los dos nos masturbamos y Dan me confesó que se puso a mil mirando como yo me tocaba. Empecé a pensar qué pasaría si Dan era el que se estaba masturbando cada día durante una semana. De alguna forma creo que me habría molestado, pero no sé muy bien por qué.”

 Jueves

“Me fui a la cama a la hora habitual, pero con el torbellino de pensamientos acumulados durante el día, y no podía dormirme. Recordé haber leído alguna vez algo sobre los beneficios de la masturbación, como el alivio de los síntomas premenstruales. Con Dan roncando a mi lado, empecé a frotarme (pensando en Ryan Gosling en Blue Valentine). Al poco de terminar caí profundamente dormida.”

Más: Los 5 mejores trucos para tus partidas en solitario

 Viernes

“Tenía la casa para mí toda la mañana, con lo que decidí sacar a jugar a mi conejito vibrador, un regalo de mi fiesta de graduación que lamentablemente casi no he usado hasta ahora. Durante mi primer matrimonio estaba convencida de que era imposible llegar al clímax yo sola. El vibrador cambió  por completo mi vida, demostrándome que el clítoris podía ser la solución a mis problemas. Aunque las baterías se terminaron a mitad de mi sesión de autoplacer, me di cuenta de que está muy bien introducir elementos nuevos cada día.”

Más: 6 objetos que te pueden "consolar"

Sábado

“El último día de mi experimento Dan y yo salimos a cenar fuera, después a tomar una copa, volvimos a casa y entonces hicimos el amor, y yo terminé masturbándome hasta el orgasmo. Tengo que admitir que me sentí mucho más cómoda tocándome a mi misma y solo por esto ya valió la pena.”

“De ahora en adelante no voy a ponerme más presión para masturbarme cada día, pero me gustaría conservar mis sesiones privadas en la ducha. No solo me sienta bien. Estos espacios de placer para mí me calman el estrés y, quien sabe, ¡puede que hasta me rejuvenezcan! También ha estado bien recordarme que la sexualidad no es algo que necesariamente tiene que vivirse a través de tu pareja o que os mantiene unidos. Está literalmente en tus manos mantener viva tu sexualidad.” 


Next

Te recomendamos

9 libros para regalar deporte

Ahora, por el Día del Libro, con un 25% de descuento...

Cómo te llevas con tu cuerpo

Sé sincera: desnúdate...

15 preguntas in-discretas a Almudena Fernández

Sí, no está muy bonito hablar de la edad, pero es que este cuerpo fit tiene 40 años… ...

¿Estás preparada para la Fit Night Out?

Cuenta atrás para la gran fiesta del fitness y de la mujer. #FNOmadrid17...

20 ejercicios que te ayudarán a perder grasa

Puedes hacerlos en cualquier parte...

Qué es mejor: ¿una copa vaso de vino o un brownie?

Esto es lo que necesitas saber si estás perdiendo peso...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.