Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

¿Qué ocurre cuándo se te duermen las manos y los pies?

Y qué pasa si esta sensación no desaparece
Publicado por Dàlia Rajmil Bonet
Votar
3 votos
¿Qué ocurre cuándo se te duermen las manos y los pies?
¿Qué ocurre cuándo se te duermen las manos y los pies?

¿Sabes esa sensación que tienes en las piernas después de haberlas mantenido cruzadas durante un tiempo? Este hormigueo no solo es desagradable e incómodo. Resulta que cuando intentas despertarlas, parece que no reaccionen. Lo mismo ocurre cuando llevas un rato tirando haciendo scroll en la pantalla de inicio de Instagram, que notas como tu mano se va durmiendo lentamente hasta que parece que no sea ni tu mano.

 Es uno de los momentos en lo que te preguntarás, ¿qué me ocurre? ¿por qué? Afortunadamente esta sensación suele ser pasajera. Pero tiene nombre y diagnóstico médico. Se llama parestesia, y ocurre cuando sentimos hormigueos, pinchazos o sensaciones extrañas al tacto, o sensación de quemazón.

“Aparecen cuando los nervios sensitivos emiten señales en ausencia de estímulos que las generen y la causa más habitual es la compresión transitoria de un nervio o de las arterias que llevan sangre a una extremidad, debido a una mala postura”, señala el Doctor Luis A. Querol, de la Unidad de Enfermedades Neuromusculares del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau.

 Por lo general, las parestesias se deben a causas banales, especialmente relacionadas con una mala postura, y no es necesario hacer nada salvo evitar aquellas posturas que las provocan.

Frecuencia

Sin embargo, apunta Querol, “también pueden aparecer en el contexto de enfermedades frecuentes pero leves, como el síndrome del túnel carpiano (según Mediline, afección en la cual existe una presión excesiva en el nervio mediano y puede provocar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en manos y dedos). También pueden aparecer por causas menos frecuentes y graves, como el ictus o esclerosis múltiples, en que las parestesias pueden aparecer en las dos piernas enteras”.

En este segundo caso, las parestesias pueden reflejar la presencia de otras patologías. Si son transitorias, incluso si aparecen en varios momentos del día, “no debemos preocuparnos en exceso porque lo más probable es que no se trate de una lesión de estructura nerviosa”. No obstante, advierte el especialista, “si las parestesias son constantes, fijas, aumentan en intensidad durante horas o días, o se acompañan de otros síntomas como debilidad, descoordinación u otros síntomas neurológicos, sí deberías visitar al médico”.

Cómo evitarlas

Aunque no puedas esquivar la parestesia, si puedes prevenir que te suceda muy a menudo. Si el problema está en las manos y muñecas, existen muñequeras ortopédicas que pueden ayudar a prevenir la compresión del nervio.

Por otro lado, trata de limitar la frecuencia con la que usas el móvil y haces scroll a la pantalla. Recuerda levantarte e irte moviendo. La compresión de nervios y arterias suele suceder cuando permaneces en una postura durante demasiado tiempo, por lo que la incorporación de movimientos regulares en tu día a día puede mantener a raya los pinchazos y hormigueos. 

Tags:

Te recomendamos

La ola del cambio

¿Existe alguna diferencia entre el surf masculino o femenino para que haya existido e...

Mejora tu dieta con los alimentos más frescos

Descubre los beneficios de los alimentos frescos con los expertos de ALDI....

Hacemos realidad una sesión de yoga de ensueño

El Women’s Health Club by Issey Miyake llega a Bilbao...

Los beneficios ocultos de las zanahorias

Mejor cocidas que crudas...

Después del gym, una cerveza 0,0 isotónica

Preguntamos a los amantes del fitness....

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.