Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

¿Problemas con el hierro?

Dale al heavy metal. ¡Y rinde mucho más! Te ayudamos.
María Gijón , 12-12-2017

La anemia ferropénica

La anemia ferropénica

Pero antes de desempolvar tus CDs de Iron Maiden, sigue leyendo, porque estamos hablando del efecto que puede tener en tu rendimiento el porcentaje de hierro que tienes en sangre. Descubre si detrás de la pereza que últimamente te da calzarte las zapas está la anemia ferropénica

Te cuesta concentrarte, sientes las piernas pesadas, eres incapaz de seguir el ritmo de tus compañeros de entrenamiento –incluso te gana en los sprints esa jovencita a la que solías sacar ventaja en apenas unas zancadas–, por no hablar de lo mucho que te cuesta salir de la cama… Tu cuerpo no responde como siempre, ¡madre mía!, y en apenas unas semanas tienes ese triatlón para el que tanto te has preparado. Que no cunda el pánico, un diagnóstico a tiempo y un buen plato de lentejas como el que hacía tu abuela volverán a restablecer tus niveles de ferritina. ¿Lista para forjar una salud de hierro?

La Organización Mundial de la Salud ha hecho saltar las alarmas: la mitad de los casos de anemia se deben a la carencia de hierro. Estamos hablando de la deficiencia de micronutrientes más extendida del mundo y, precisamente, nosotras estamos más expuestas a sufrirla. Así lo explica el doctor Juan Jiménez, internista y experto de Doctoralia: “Es un proceso patológico muy frecuente en mujeres debido, principalmente, a las pérdidas menstruales”. Oh, maravillosa Dama de Rojo, ¿no tenías suficiente con revolucionar nuestras hormonas y hacernos comer chocolate compulsivamente? TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LAS REGLAS DE TUS REGLAS

Pues si a sus efectos le sumamos factores como el aumento de la intensidad de tus sesiones fit y/o una dieta poco equilibrada, obtenemos un cóctel explosivo capaz de liquidar los niveles de ferritina de la mismísima Iron Woman.

 

La anemia ferropénica

Pero antes de desempolvar tus CDs de Iron Maiden, sigue leyendo, porque estamos hablando del efecto que puede tener en tu rendimiento el porcentaje de hierro que tienes en sangre. Descubre si detrás de la pereza que últimamente te da calzarte las zapas está la anemia ferropénica

Te cuesta concentrarte, sientes las piernas pesadas, eres incapaz de seguir el ritmo de tus compañeros de entrenamiento –incluso te gana en los sprints esa jovencita a la que solías sacar ventaja en apenas unas zancadas–, por no hablar de lo mucho que te cuesta salir de la cama… Tu cuerpo no responde como siempre, ¡madre mía!, y en apenas unas semanas tienes ese triatlón para el que tanto te has preparado. Que no cunda el pánico, un diagnóstico a tiempo y un buen plato de lentejas como el que hacía tu abuela volverán a restablecer tus niveles de ferritina. ¿Lista para forjar una salud de hierro?

La Organización Mundial de la Salud ha hecho saltar las alarmas: la mitad de los casos de anemia se deben a la carencia de hierro. Estamos hablando de la deficiencia de micronutrientes más extendida del mundo y, precisamente, nosotras estamos más expuestas a sufrirla. Así lo explica el doctor Juan Jiménez, internista y experto de Doctoralia: “Es un proceso patológico muy frecuente en mujeres debido, principalmente, a las pérdidas menstruales”. Oh, maravillosa Dama de Rojo, ¿no tenías suficiente con revolucionar nuestras hormonas y hacernos comer chocolate compulsivamente? TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LAS REGLAS DE TUS REGLAS

Pues si a sus efectos le sumamos factores como el aumento de la intensidad de tus sesiones fit y/o una dieta poco equilibrada, obtenemos un cóctel explosivo capaz de liquidar los niveles de ferritina de la mismísima Iron Woman.

 


DOCTOR, ¿QUÉ ME PASA?

“La anemia ferropénica en la mujer se define por un descenso de la hemoglobina por debajo de 12 g/dL y del hematocrito por debajo del 37% causado por una falta de hierro en la sangre”, explica el doctor Jiménez. Este mineral juega un papel fundamental a la hora de producir hemoglobina, componente de los glóbulos rojos o eritrocitos, que lleva oxígeno de los pulmones a todas las células del organismo. Si eres de las que crecieron con la serie Érase una vez la vida, seguro que enseguida te ha venido a la mente la imagen de Hemo y de Globina, esos simpáticos personajes colorados que siempre cargaban en la espalda con burbujitas de aire. Pues bien, es tan sencillo como pensar que una carencia de ferritina hace que tengamos menos y peores Hemos y Globinas y que, por lo tanto, nuestros tejidos no se oxigenen correctamente, de ahí que aparezca la fatiga. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL TOP TEN DE LOS ALIMENTOS MÁS SALUDABLES. 

La doctora Eva Ferrer, experta en medicina del deporte y autora de libros como Correr sin lesionarte, ¿es posible? (Ed. Lectio), señala que además del cansancio, pueden aparecer síntomas como “palidez, trastornos de la respiración (disnea), palpitaciones, uñas quebradizas, dificultad de concentración, irritabilidad mental…”. Sin embargo, la sintomatología es tan variada que existe un elevado porcentaje de mujeres que sufren esta patología y no son conscientes de ello, simplemente le echan la culpa de su estado permanente de low battery a su ritmo de vida y se resignan a arrastrarse cual zombi. Tenemos el antídoto… y está de lo más delicioso. Pero antes, ¿seguro que el deporte hace que cuentes con más probabilidades de tener esta enfermedad? Y ADEMÁS: ESCUCHA A TU CUERPO PARA EVITAR LA FATIGA CRÓNICA

 ¿CORRER ME PERJUDICA O ME BENEFICIA?

Tus carreras matutinas fulminan el estrés, consiguen que estés de mejor humor y que te sientas más fuerte e, incluso, te han ayudado a hacer las paces con la báscula. Pero tus sudadas de camiseta también pueden tener un lado oscuro, y no nos referimos a los madrugones: “Las que desarrollan una actividad física importante tienen mayor riesgo, ya que además de sufrir una pérdida de hierro a través del tracto gastrointestinal, del sudor, de la orina y de la menstruación, también registran un aumento de la rotura de los eritrocitos a causa de los entrenamientos de resistencia”, señala el doctor Jiménez. Todo esto se traduce en menos capacidad de oxigenación de los músculos y tejidos.

Así que, si últimamente tus sensaciones durante el entrenamiento son muy malas, refuerza tu dieta con alimentos ricos en hierro. Ya sabes, más vale prevenir. Eso sí, no vayas a pensar que es tan sencillo como ponerte, como hacía Popeye, a comer espinacas. La dietista-nutricionista de KOA Anabel Fernández lo dice alto y claro: “Ante todo hay que conocer la diferencia entre el hierro hemo y no hemo. El primero es el que contienen, principalmente, los alimentos de origen animal, que nuestro cuerpo es capaz de absorber en mayor cantidad; el segundo, el que está presente en los de origen vegetal, más difícil de asimilar”. Y apunta lo siguiente: “Las recomendaciones principales serían aumentar el consumo de hierro hemo (en caso de que la ingesta sea baja), facilitar la absorción del no hemo y evitar combinar ciertas sustancias que interfieren en la asimilación”. 


POR AMOR AL VERDE

Si has eliminado de tus platos la carne, ¿debes ser más estricta a la hora de controlar tus niveles de hierro en sangre? La doctora Ferrer responde: “La Asociación Americana de Dietética y la Asociación de Dietistas de Canadá aconseja un consumo de 1,8 veces superior a la recomendada para las poblaciones carnívoras”. Entonces, ¿hemos de preocuparnos seriamente si estamos pasándonos a la vie en vert? “No, esto se debe a que las personas vegetarianas suelen tener un mayor consumo de vitamina C e, incluso, a una adaptación del organismo que favorece una mejor absorción del hierro que se ingiere”, puntualiza la dietista-nutricionista Fernández. Conclusión: a falta de carne, buenas son hortalizas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: PROS Y CONTRAS DE LA DIETA VEGETARIANA

¿MI HIERRO ESTÁ OXIDADO?
La respuesta la encontrarás haciéndote una analítica. “Si se detectan niveles bajos, pero sin anemia, se puede trabajar solo con la alimentación”, señala la experta en nutrición. A lo que añade el doctor Jiménez: “Estarán recomendados estudios más exhaustivos en función de las manifestaciones clínicas del paciente y de los hallazgos del examen físico realizado por el médico”. Por lo tanto, no te lo pienses dos veces y ponte en manos de un profesional que encuentre el origen de la patología y actúe en consecuencia. ¡Ah! y si por un casual, se te ha pasado por la cabeza autotratarte, corta el rollo: “Los suplementos de hierro por vía oral o parenteral serán indicados por el médico en las dosis y la frecuencia adecuadas.

“Hay que tener en cuenta factores como que la reposición de hierro se debe mantener hasta tres meses después de corregir la anemia y normalizar la ferritina”, explica el experto de Doctoralia. ¿Sospechas que puedes tener problemas de hierro? ¿Tus menstruaciones son abundantes? ¿Además, últimamente has aumentado el ritmo de tus tiradas y cada vez hay más verde en tu cocina? Coge el teléfono, pide cita con el doctor y márcala con un círculo bien grande en el calendario e igual que planificas visitas con tu ginecólogo o tu dentista, suma este chequeo a tu lista de quehaceres periódicos. Mientras te dan día y hora, sal a correr unos kilómetros y celebra tu carrera con un buen bistec (o hamburguesa veggie de garbanzos). Pssst, pssst, te sugerimos incluir en tu playlist Running free, de Iron Maiden. ¡Sube el volumen de tu heavy metal!

POTENCIADORES DE LA ABSORCIÓN DE HIERRO...

Vitamina C. Es muy termolábil, intenta no cocinar mucho la naranja, los pimientos, el kiwi, el brócoli, la coliflor, el perejil, las fresas, los arándanos, las frambuesas, los rábanos, la col, el limón o la lima.
Betacarotenos. Apuesta por ingredientes de color rojizo o anaranjado.
Utiliza el remojo, germinado o fermentado para favorecer la asimilación de nutrientes.

ENEMIGOS DE LA ABSORCIÓN DE HIERRO...
Taninos. No bebas té o café justo después de las comidas principales, espera una o dos horas. Podrás soportarlo…
Suplementos de calcio. Si los tomas, no lo hagas en las comidas principales.

TE RECOMENDAMOS: 4 CURIOSIDADES DE LA SANGRE PARA QUE TE HAGAS DONANTE ¡YA!


Next

Te recomendamos

Lo que no sabes de las dietas detox

Son rápidas, supuestamente efectivas… y potencialmente peligrosas. ¿Sabes lo que le p...

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio?

¿Has dejado de ir al gimnasio? ¿Hace un mes que colgaste las zapatillas de running? P...

20 trucos capilares para chicas deportistas

Dos gurús te harán ganarle la batalla a tus bad hair days incluso en tus sesiones de ...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.