Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

El EMDR: golpecitos contra el estrés

La ansiedad, tu peor enemigo.
Roser de Tienda , 02-06-2017

¿En qué consiste el EMDR?

¿En qué consiste el EMDR?

En 1987, la psicóloga norteamericana Francine Shapiro, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos y se puso a desarrollar lo que hoy en día se conoce como EMDR.

El abordaje empleado en EMDR se sustenta en tres puntos:
1) experiencias de vida temprana
2) experiencias estresantes del presente
3) pensamientos y comportamientos deseados para el futuro.

La estimulación bilateral puede ser: a) visual (el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta); b) auditiva (el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos) c) kinestésica (el terapeuta golpetea suavemente y en forma alternada sobre las manos o los hombros del paciente). Esto facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional.

Y lo mejor de esta técnica es que, cuando resuelves la causa del problema, eres libre y no tienes que recurrir a los fármacos de por vida. Es diferente a las terapias que ya has hecho o que conoces y es ideal si no tienes mucho tiempo para pasar en el sillón del psicólogo, porque enseguida se nota la diferencia, y en poco tiempo volverás a tener el control de tu vida y de tus emociones.

También va a ser muy importante que adoptes un estilo de vida saludable, descanses ocho horas, y evites todo lo que puedas tomar estimulantes del sistema nervioso como café o té, así como las drogas en general. Del mismo modo, practicar algún deporte o ejercicio que te divierta, la meditación Mindfulness y ajustar tu sistema nervioso con un quiropráctico de cabecera, son tres pilares importantes para combatir la aparición de crisis de ansiedad, porque si mejoras la conexión cerebro-médula-cuerpo podrás adaptarte a los cambios de tu vida sintiéndote más conectada con el entorno y contigo misma. No te desanimes, ya ves que cualquier problema tiene solución y ¡desde la raíz del problema! Así que ponte manos a la obra y trabaja en tu reconstrucción emocional, te mereces despertarte cada mañana, con la ilusión y la emoción de vivir un día nuevo por descubrir. (SIGUE LEYENDO LOS 10 BENEFICIOS DEL MINDFULNESS)

 

Roser de Tienda es doctora quiropráctica con especialidad en pediatría y experta en salud de la mujer. 

De golpe, tu mundo se desmorona

Te despiertas por la mañana y todo va bien hasta que empiezas a pensar en toda la jornada que tienes por delante. Se te encoge el estómago sólo de pensarlo y empiezas a tener ansiedad y a preguntarte si es normal que te sientas así. Lo cierto es que un cierto grado de ansiedad moderada te ayuda a estar más concentrada y a afrontar los retos que te plantea el día a día. Y, es un mecanismo totalmente normal de adaptación natural al entorno que te permite estar alerta ante situaciones que suscitan un peligro. Pero a veces, este sistema de respuesta te desborda y sientes una ansiedad desproporcionada ante una situación que no es grave, o incluso te puede pasar sin ningún motivo aparente. Entonces empiezas a sentirte paralizada e indefensa, y no puedes hacer una vida normal, porque la ansiedad interfiere en todo lo que quieres hacer. (TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO SABER SI TENGO UN ATAQUE DE ANSIEDAD)

 

¿Por qué me pasa a mí?

A veces es por causas genéticas, es decir, puedes tener una predisposición a sentirla desde que has nacido. Otras veces es por las circunstancias, el entorno estresante en el que te mueves, o por haber vivido experiencias que han marcado para ti un antes y un después, como haber sufrido un accidente, una agresión, un divorcio, un despido o un ascenso. También puede ocurrirte si tomas mucha cafeína o teína o consumes drogas habitualmente.

Cómo resolverla

Pero no te preocupes, que todo tiene solución. En la actualidad, una de las terapias de vanguardia con más tasas de éxito para resolver cualquier trastorno de ansiedad o fobias, ataques de pánico, angustia, estrés post-traumático o trastornos obsesivo-compulsivos, es la técnica EMDR. Estas siglas responden a las palabras en inglés Eye Movement Desensibilization and Reprocesing, y consiste básicamente en desensibilizar la amígdala cerebral de los eventos que nos causan ansiedad.


¿En qué consiste el EMDR?

En 1987, la psicóloga norteamericana Francine Shapiro, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos y se puso a desarrollar lo que hoy en día se conoce como EMDR.

El abordaje empleado en EMDR se sustenta en tres puntos:
1) experiencias de vida temprana
2) experiencias estresantes del presente
3) pensamientos y comportamientos deseados para el futuro.

La estimulación bilateral puede ser: a) visual (el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta); b) auditiva (el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos) c) kinestésica (el terapeuta golpetea suavemente y en forma alternada sobre las manos o los hombros del paciente). Esto facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional.

Y lo mejor de esta técnica es que, cuando resuelves la causa del problema, eres libre y no tienes que recurrir a los fármacos de por vida. Es diferente a las terapias que ya has hecho o que conoces y es ideal si no tienes mucho tiempo para pasar en el sillón del psicólogo, porque enseguida se nota la diferencia, y en poco tiempo volverás a tener el control de tu vida y de tus emociones.

También va a ser muy importante que adoptes un estilo de vida saludable, descanses ocho horas, y evites todo lo que puedas tomar estimulantes del sistema nervioso como café o té, así como las drogas en general. Del mismo modo, practicar algún deporte o ejercicio que te divierta, la meditación Mindfulness y ajustar tu sistema nervioso con un quiropráctico de cabecera, son tres pilares importantes para combatir la aparición de crisis de ansiedad, porque si mejoras la conexión cerebro-médula-cuerpo podrás adaptarte a los cambios de tu vida sintiéndote más conectada con el entorno y contigo misma. No te desanimes, ya ves que cualquier problema tiene solución y ¡desde la raíz del problema! Así que ponte manos a la obra y trabaja en tu reconstrucción emocional, te mereces despertarte cada mañana, con la ilusión y la emoción de vivir un día nuevo por descubrir. (SIGUE LEYENDO LOS 10 BENEFICIOS DEL MINDFULNESS)

 

Roser de Tienda es doctora quiropráctica con especialidad en pediatría y experta en salud de la mujer. 


Prev

Te recomendamos

Una cena en casa también puede ser gourmet

Una buena materia prima es sinónimo de éxito....

Tú marcas las reglas, el evento más ‘íntimo’ de WH

¿Y si fuera posible olvidarse de las molestias de la menstruación y además tener meno...

Suunto persenta el Spartan Trainer Wrist HR

Un versátil reloj GPS ideal para mujeres deportistas...

Encuentra tu sujetador perfecto

Cómo el sujetador deportivo ha escrito nuevas reglas de juego...

La revolución post deporte

San Miguel 0,0 Isotónica revoluciona una de las asignaturas pendientes de las deporti...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.