Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

¿Es normal que se te escape el pis cuando corres?

La respuesta es sí, pero que sea normal no significa que esté bien
Women's Health , 14-02-2017

Tiene solución

Tiene solución

Son las 7:30 de la mañana. Has conseguido levantarte a la primera cuando ha sonado el despertador. Llevas corriendo 5 km y encima estrenas modelito nuevo. Parece la mañana de tus sueños hasta que…¡ups! ¿se te ha escapado pis mientras corres? Tranquila, es más habitual de lo que puedas pensar y no tienes que avergonzarte porque…¡tiene solución!

Lee más:  La importancia de trabajar la musculatura pélvica

Según un estudio publicado en el Journal of Human Kinetics, más del 40% de las atletas de élite experimentan pérdidas de orina mientras corren o realizan otras actividades de alto impacto. Los médicos lo llaman incontinencia urinaria. “Innumerables atletas experimentan frecuentes ganas de orinar mientras hacen deporte”, explica Susie Gronski, doctora de terapia física especializada en rehabilitación pélvica en Asheville, Carolina del Norte.Sin embargo, Gronski señala que, aunque sea habitual, “no tienes que mojarte” ni tener la necesidad de parar cada pocos kilómetros.

Tiene solución

Son las 7:30 de la mañana. Has conseguido levantarte a la primera cuando ha sonado el despertador. Llevas corriendo 5 km y encima estrenas modelito nuevo. Parece la mañana de tus sueños hasta que…¡ups! ¿se te ha escapado pis mientras corres? Tranquila, es más habitual de lo que puedas pensar y no tienes que avergonzarte porque…¡tiene solución!

Lee más:  La importancia de trabajar la musculatura pélvica

Según un estudio publicado en el Journal of Human Kinetics, más del 40% de las atletas de élite experimentan pérdidas de orina mientras corren o realizan otras actividades de alto impacto. Los médicos lo llaman incontinencia urinaria. “Innumerables atletas experimentan frecuentes ganas de orinar mientras hacen deporte”, explica Susie Gronski, doctora de terapia física especializada en rehabilitación pélvica en Asheville, Carolina del Norte.Sin embargo, Gronski señala que, aunque sea habitual, “no tienes que mojarte” ni tener la necesidad de parar cada pocos kilómetros.


Un suelo pélvico débil o demasiado tenso

A las mujeres que sufren incontinencia urinaria de esfuerzo se les suele recomendar hacer ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico. El problema, según Lauren Garges, fisioterapeuta de Bethlehem, Pensilvania, especializado en salud de la mujer, es que “estos ejercicios solo funcionan si estamos ante un problema de debilidad, y no siempre es el caso”. 

Lee más: Bolas chinas, el sereto de las geishas

El embarazo y el parto, los cambios hormonales o incluso la fuerza de la gravedad son factores que, a lo largo del tiempo, debilitan los músculos y ligamentos pélvicos. Esto provoca que la estructura del suelo pélvico se hunda y presione la vejiga. Ante una presión adicional por correr, torser, reírse o estornudar, se pueden producir pérdidas de orina.

La corredora Tanya Kopke de Chicago notó cómo se le escapaba el pis durante una carrera de 5 kilómetros que hizo tan solo seis meses después del nacimiento de su hija en 2009. Kopke, que es enfermera, explica que “fue una carrera terrible porque se me estaba escapando la orina”. Ahora, a sus 49 años, no se estremece cuando se encuentra ante este tipo de respuestas corporales. Sin embargo, el día de aquella carrera, se ató una chaqueta a la cintura y se fue directamente a casa.

Mientras alguna mujeres no tienen lo suficientemente fortalecido el suelo pélvico, otras, por el contrario, tienen fuerza en la zona pélvica pero son incapaces de controlarlo o liberarlo, explica Garges. En estos casos, la tensión por lesión o estrés mantiene el suelo pélvico en constante presión, de forma que, en ocasiones, los músculos se fatigan y ceden, causando pérdidas de orina.

No bebas demasiado...o muy poco

Por instinto, la mayoría de runners con problemas de incontinencia urinaria intentan beber menos agua. Eso es lo que hizo Elizabeth Clor, de 38 años, después de que en su primera 10K en 2005 empapara sus pantalones cortos de pis. Desde entonces, deja la botella de agua dos horas antes de cualquier carrera. En este sentido, Gronski asegura que “mientras beber demasiado empeora el problema, restringir el consumo de agua también puede ser contraproducente. La deshidratación concentra la orina, irritando el revestimiento sensible de la vejiga. La situación empeora si se consumen productos como gominolas energéticas ya que la vejiga siente el deseo de purgar este producto de desecho no diluido, provocando mini contracciones para hacer pis”.

Más: Cómo hidratarte comiendo (no bebiendo)

Para determinar la cantidad de hidratación necesaria, Garge recomienda apostar por hacer pruebas: “Para empezar, divida su peso corporal por la mitad y añada entre el 10 y el 15%, que es su objetivo base de onzas por día. Tome notas sobre cómo la cantidad y el momento de consumo afecta a sus pérdidas y paradas a medio plazo y ajuste el consumo de agua en consecuencia”. Antes de correr, beber en lugar de tragar, también ayuda a nuestro cuerpo a absorber mejor los líquidos y mantener la temperatura ambiente ya que las bebidas frías provocan un choque en nuestro sistema y da lugar a las indeseadas escapadas de pis.


Vigila lo que comes

Los hábitos antes y después de correr también afectan a la vejiga.. La cafeína, por ejemplo, irrita el revestimiento. De hecho, Kopke, notó que su incontinencia urinaria mejoraba cuando se saltaba su café preworkout. El alcohol, los cítricos, los alimentos picantes, el chocolate, la leche y las bebidas carbonatadas también pueden provocar efectos similares.


Remedios temporales

Hasta que consigues ponerle remedio a la incontinencia urinaria, puedes utilizar ropa interior que absorba el pis que se te escapa. También pueden ser útiles los tampones que, aunque no absorben la orina, ayudan a mantener la vejiga. Esto fue lo que hizo Angelica Guerrero, una corredora de Chicago de 55 años a la que se le escapaba el pis cada vez que corría.

 


Entrena tu vejiga

Si tienes una vejiga pequeña o hipersensible, es posible que tengas ganas de orinar entre 10 y 15 veces al día. En otros casos se trata de una cuestión puramente psicológica. Si nuestra vejiga está habituada a orinar siempre después de cada carrera, es posible que la necesidad de hacer pis se repita aunque la vejiga no esté llena. Si esta es tu situación, tienes que entrenar tu vejiga. ¿Cómo? Haz pis y después da una pequeña vuelta corriendo. Hazlo a un ritmo lento porque los pasos rápidos empeoran la presión.

Cuando sientas ganas de orinar, intenta esperar cinco minutos más. Analiza cómo te sientes e intenta aguantar cinco minutos más. Con este sencillo ejercicio, según Garge, en tres o siete carreras deberías ser capaz de doblar el tiempo de espera antes de dejar de correr. Durante la carrera, intenta no pensar en las ganas de orinar. Prueba a distraerte hablando, cantando o, si te sirve, recitando el alfabeto hacia delante y hacia atrás.


Consulta a un médico

Si has intentado de mil maneras poner remedio a la incontinencia urinaria y aún no lo has conseguido, consulta a tu doctor. Aunque pueda resultarte incómodo por ser un tema íntimo, a largo plazo, y con ejercicios físicos o medicación, progresarás y tu suelo pélvico adquirirá funcionalidad y resistencia. En casos extremos, la cirugía puede ayudar a frenar la incontinencia urinaria.

 


Next

Tags: 

Te recomendamos

Una cena en casa también puede ser gourmet

Una buena materia prima es sinónimo de éxito....

Tú marcas las reglas, el evento más ‘íntimo’ de WH

¿Y si fuera posible olvidarse de las molestias de la menstruación y además tener meno...

Suunto persenta el Spartan Trainer Wrist HR

Un versátil reloj GPS ideal para mujeres deportistas...

Encuentra tu sujetador perfecto

Cómo el sujetador deportivo ha escrito nuevas reglas de juego...

La revolución post deporte

San Miguel 0,0 Isotónica revoluciona una de las asignaturas pendientes de las deporti...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.