Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

4 curiosidades sobre la sangre para que te hagas donante ¡YA!

Lee esto y, si te pinchan, seguro que ni sangras…

Ayuda y te ayudarás

Ayuda y te ayudarás

Donar sangre salva vida, ayuda a superar tratamientos e intervenciones quirúrgicas y, además, también mejora la salud del propio donante.

Las transfusiones de sangre se realizan a diario: complicaciones en los partos, niños con anemia grave, personas que sufren traumatismos graves, cuando se realizan complejas intervenciones quirúrgicas, para ayudar en los tratamientos contra el cáncer, para personas con problemas inmunológicos…

Además, se separan glóbulos rojos, plaquetas y plasma, por lo que la lista de beneficiarios es amplísima. Por un pequeño gesto de 10 minutos, puedes salvar 10 vidas.

Sin embargo, lo que poca gente sabe es que donar sangre también tiene beneficios para la propia salud. Nos ayuda a equilibrar los niveles de hierro en sangre (por cada unidad de sangre donada, perdemos aproximadamente 4 gramos), ya que el exceso de esta sustancia provoca estrés oxidativo de los órganos. También mejora el flujo sanguíneo, algo muy importante en una sociedad como la nuestra, que consume abundantemente azúcar, tabaco o está estresada, lo que hace que la sangre se hipercoagule.

Y no te olvides que siempre que donas te hacen un pequeño chequeo, controlando tu temperatura, presión sanguínea, niveles de hemoglobina y se comprueba si sufrimos enfermedades infecciosas, como el VIH, la hepatitis B y C o la sífilis.

Ayuda y te ayudarás

Donar sangre salva vida, ayuda a superar tratamientos e intervenciones quirúrgicas y, además, también mejora la salud del propio donante.

Las transfusiones de sangre se realizan a diario: complicaciones en los partos, niños con anemia grave, personas que sufren traumatismos graves, cuando se realizan complejas intervenciones quirúrgicas, para ayudar en los tratamientos contra el cáncer, para personas con problemas inmunológicos…

Además, se separan glóbulos rojos, plaquetas y plasma, por lo que la lista de beneficiarios es amplísima. Por un pequeño gesto de 10 minutos, puedes salvar 10 vidas.

Sin embargo, lo que poca gente sabe es que donar sangre también tiene beneficios para la propia salud. Nos ayuda a equilibrar los niveles de hierro en sangre (por cada unidad de sangre donada, perdemos aproximadamente 4 gramos), ya que el exceso de esta sustancia provoca estrés oxidativo de los órganos. También mejora el flujo sanguíneo, algo muy importante en una sociedad como la nuestra, que consume abundantemente azúcar, tabaco o está estresada, lo que hace que la sangre se hipercoagule.

Y no te olvides que siempre que donas te hacen un pequeño chequeo, controlando tu temperatura, presión sanguínea, niveles de hemoglobina y se comprueba si sufrimos enfermedades infecciosas, como el VIH, la hepatitis B y C o la sífilis.


Cuestión de compatibilidades

La mayor parte de la población española es 0+ (un 36%), A+ (34%) y B+ (8%). Los otros grupos sanguíneos lo tienen más difícil en la “lotería” de las donaciones. Hay que tener en cuenta que no todos son compatibles entre sí debido a los antígenos, unas proteínas que se encuentran en la superficie de los glóbulos rojos y por los anticuerpos (que responden de distinta manera a los antígenos) que tenemos en nuestro plasma sanguíneo.

Los que poseen el grupo AB tienen los dos antígenos, pero ningún anticuerpo en su plasma. Y los del grupo 0 no tienen antígenos, pero poseen dos anticuerpos en su plasma, por lo que pueden donar a todos, pero sólo recibir de ellos mismos. Por otro lado, las personas que tengan el denominado antígeno D en su sangre son RH positivas y las que no, Rh negativas.

Traduciendo este jeroglífico: se distinguen los grupos A+, A -, B+, B-, AB +, AB -, 0 + y 0-. Pero hay uno más (muy raro, eso sí): el nulo. Sigue leyendo.


La sangre de oro

El RH nulo. Se calcula que una de cada 160 millones de personas en el mundo (no llegarían ni a 43 personas en total) tienen lo que se denomina RH nulo. Se descubrió en 1961 y se debe a una alteración genética que hace que no haya antígenos. Se le denomina “la sangre de oro” porque son donantes universales. También pueden donar sangre a todos los demás las personas del 0-, pero sólo pueden recibir una transfusión del mismo grupo. Por el contrario, los que tengan el AB+ son los receptores universales: pueden recibir cualquier tipo de sangre, pero solo pueden donar a los de su mismo grupo.


Dime qué sangre tienes y te diré quién eres

En Japón se pregunta el grupo sanguíneo en las entrevistas de trabajo y en las agencias matrimoniales. En la cultura nipona se cree que la sangre marca la personalidad. Así, las personas del grupo A son perfeccionistas pero ansiosos, los del B alegres, excéntricos y egoístas y los del 0 curiosos, generosos y testarudos. Si te encuentras con un AB ten cuidado, son creativos, misteriosos e impredecibles.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: QUÉ DICE EL COLOR DE LA SANGRE DE TU REGLA SOBRE TU SALUD


Next

Te recomendamos

Llega la nueva Women’s Health: ¡¡con Marta Hazas!!

En el número de junio te enseñamos a “desconectarte para conectar”...

Pásate a los circuitos de alta intensidad: quemagrasas contrarreloj

Más eficaces, más rápidos y, por si fuera poco, puedes realizarlos en cualquier momen...

Bikinis para las mujeres deportistas

Mix&Match: diseña el bikini capaz de seguir tu estilo de vida...

¿Qué le dirías a tu yo futuro?

New Balance crea Cartas a mi Yo futuro...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Lo que tu cuerpo necesita después de entrenar

Recupérate de tu entrenamiento de forma rápida ayudando a restablecer los niveles de ...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.