Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Cibercondria: enferma de miedo

Artículo contraindicado en pacientes imaginarios
Publicado por Amaya Lacarra
Votar
1 votos
Cibercondria: enferma de miedo
Cibercondria: enferma de miedo

Tienes hipo y no se va. Se te pasa por la cabeza ir al médico pero... ¡menuda lata! El doctor Internet es más rápido, sencillo y barato. Solo hacen falta unos segundos para teclear tus síntomas en Google y... ¡zas! Te das cuenta de que tus persistentes espasmos de garganta son una señal inequívoca de que tienes una embolia pulmonar. O riesgo de infarto. O, incluso (¡oh, Dios mío!), cáncer.

“Casi la mitad de los internautas que hay en España mayores de 15 años, unos 15 millones de personas, ha utilizado la Red como vía de consulta de temas de salud. De estos, más del 80% lo ha hecho para informarse sobre enfermedades”, señala Alberto Urueña, subdirector adjunto de estudios del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). Hasta ahí todo podría ser normal. Pero si esa manía persiste, háztelo mirar. Todo apunta a que lo que padeces es... ¡cibercondría!

“Cada vez es mayor el número de pacientes que buscan en el gran archivo on line información sobre lo que les pasa o comparan lo que un facultativo ya les ha dicho”, afirma Ana I. Sánchez Atrio, jefa de sección del Servicio de Enfermedades Sistémicas Autoinmunes del Hospital Universitario Príncipe de Asturias y vicepresidenta del Colegio de Médicos de Madrid. ¿Qué ven al otro lado de la pantalla? Acceso muy fácil a miles de webs sobre medicina, blogs, foros, artículos pseudocientíficos, consejos confusos y, en el peor de los casos, incorrectos.

Un contenido sospechoso del que ya han alertado desde Google. Este famoso buscador, junto con un popular portal americano y británico, Mayo Clinic, ha tomado cartas en el asunto y ha ajustado su motor de búsqueda para ofrecer una mejor información sanitaria. Por ejemplo: al teclear “pink eye symptoms” (síntomas de los ojos rojos), el programa envía a una especie de ficha con los síntomas, gráficos, ilustraciones y tratamientos 100% fiables elaborados por médicos. Esta función de momento solo está disponible en inglés, pero se prevé que aterrice en multitud de nuevos países y se traduzca a varios idiomas. Un aliado que puede ayudar a disminuir los casos de cibercondría y que pueden ser graves o leves, pero muchas veces inducen a la confusión o la angustia. Como advierte la doctora Sánchez Atrio, “a veces la información es contraproducente, ya que pueden ser opiniones subjetivas y no estar fundamentadas en la práctica clínica. O peor aún, publicidad engañosa sobre terapias supuestamente alternativas y que crean en las personas falsas expectativas”.

 

Vinculaciones erróneas

“Cuando buceas por webs que tratan estas cuestiones pretendes disminuir la ansiedad, pero lo único que consigues es aumentarla”, añade Antonio Cano Vindel, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) y catedrático de psicología en la Universidad Complutense de Madrid. “Estas personas normalmente no buscan solo información sobre un resfriado, sino que sus consultas están dirigidas a vincular la dolencia que tienen con una enfermedad grave. No piensan de manera neutra, sino emocional”, añade.

Varias investigaciones muestran que alrededor de un tercio de los usuarios que teclean una pregunta médica comienzan a hacerlo con cierta calma, y poco después entran en un estado de pánico: Unas agujetas se convierten en úlceras que luego resultan ser una hemorragia interna. “He visto a pacientes que tras acudir a la Red por tener 37,5 oC de fiebre, concluyen que tienen cáncer”, señala Cano. La realidad es que incluso los sitios fiables pueden conducirte por mal camino. Según un estudio de Microsoft, teclear la palabra ‘toser’ puede trasladarte a artículos de casos graves y a otros insignificantes. 

De todos los usuarios que apuestan por Internet como fuente para averiguar qué les ocurre, alrededor del 30% no acude después al médico. “El límite de lo correcto está en creer que podemos autodiagnosticarnos sin necesidad de consultar a un profesional”, señala la doctora Sánchez Atrio. “La angustia de la duda hace que muchas personas intenten conocer el origen de lo que le pasa y sus posibles remedios lo más rápidamente posible”, añade. Otras, sin embargo, lo hacen por miedo al diagnóstico de un profesional. La paradoja es la siguiente: en el caso de que necesites realmente un tratamiento, una actitud así conduce a retrasarlo, pudiendo acarrear graves consecuencias para tu salud. Por ejemplo, si un sangrado vaginal resulta ser en realidad cáncer de cuello de útero, un tratamiento temprano puede salvarte la vida (pero no te alarmes, ¡es poco probable que lo tengas!).

A veces solo con leer casos reales puedes caer en ese círculo vicioso de “¿y si yo también?”. Como advierte el presidente Cano, “es muy probable que no te pase nada, pero la ansiedad nos lleva siempre a ponernos en lo peor”. A lo que se suma el hecho de que en el mundo virtual todo se magnifica.

Los especialistas saben que no deben pedir pruebas médicas sin signos reales de alarma, pero muchos acaban haciéndolo. “Las personas con hipocondría son muy obsesivas”, apunta Cano. El convencimiento firme de que tienen algo (aún con tests de por medio que digan lo contrario) pone en un fuerte compromiso al facultativo, que, en ocasiones, acaba por ceder ante los deseos de su paciente.

El vademécum on line:

1. Información segura: “Ve a webs oficiales de sociedades científicas, colegios de médicos y asociaciones reconocidas”, aconseja Sánchez Atrio. ¿Un ejemplo? icomem.es

2. Datos muy actualizados: Los estudios sobre los que se basa la información deberían tener menos de cinco años. La página mayocinic.org se revisa cada muy poco tiempo.

3. Actitud preventiva: Existen webs como la del Ministerio de Sanidad sobre ‘Bienestar Emocional’ o el sitio web de SEAS que dispone de un servicio personalizado y orientado.

 

 

Te recomendamos

Tú corre, este smartwach hará el resto

New Balance te ayuda a correr sin ataduras....

Tips para no abandonar el gym en febrero

¡Se acabaron las excusas para ti, amiga!...

Trucos que te motivarán a practicar yoga, ¡sí o sí!

Yoga para ser más feliz, sentirte guapa y… ¡para adelgazar!...

Este es el truco para cumplir con tus propósitos saludables de 2017

Descárgate Runtastic Results y realiza entrenamientos personalizados con tu propio cu...

La fórmula para recuperarte después de un entreno

Ayuda a tu cuerpo a restablecer los niveles de hidratación óptimos con la nueva cerve...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.