Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Cuidado con la moda del raw water

¿Tan claro como el agua?
Publicado por Women's Health
Votar
0 votos
Cuidado con la moda del raw water
Cuidado con la moda del raw water

Hay inventos que han cambiado el rumbo de la historia. La rueda, la pólvora, la imprenta, la máquina de vapor, la penicilina, ¡las mallas de running con bolsillito para las llaves de casa!... ¿Qué hubiera sido de la humanidad sin estas innovaciones tan revolucionarias? Pues bien, los sistemas para purificar el agua son una de estas creaciones que han marcado un antes y un después; y es que gracias a estos la elevada mortalidad causada por enfermedades que se contraen a través del consumo de agua no potable –como el tifus o el cólera– en los países desarrollados se ha convertido en cosa del pasado. Por eso mismo, en la redacción de Women’s Health hemos hecho saltar las alarmas al descubrir la última tendencia que está de moda en Silicon Valley: beber raw water (es decir, agua cruda). Como lo lees, ante esta situación, la pregunta solo puede ser una: ¿qué ha llevado a los cerebritos de California a querer hidratarse como lo hacían nuestros antepasados en la Edad Media?

EL NEGOCIO QUE HAY DETRÁS

La idea de consumir agua que no ha sido tratada puede llegar a sonar tentadora en pleno auge de lo natural, raw y orgánico, pero que no te la cuelen. Tal y como explica Magnus Jern, experto en agua y fundador de Tapp Water, “esta moda demuestra la gran desinformación que hay por parte de la ciudadanía en materia de hidratación. No existen evidencias científicas que demuestren que esta agua sea mejor, ¡al contrario! La que se encuentra a nuestro alcance en la naturaleza suele estar contaminada por factores de lo más diverso (incluso por la propia actividad humana), por no hablar de las bacterias que puede llegar a contener y que nuestro cuerpo no es capaz de combatir”, explica alarmado.

El culpable de que hayan corrido ríos de tinta sobre esta tendencia es Doug Evans, un iluminado del famoso valle californiano que conquistó a los asistentes millonetis del pasado Burning Man que, sedientos de postureo hippy y alternativo, se rifaron los casi 190 litros de raw water que el propio Evans había recogido. Pero la historia del consumo de agua sin tratar va mucho más allá de su éxito en este festival de lo más excéntrico; cada vez son más las start-ups made in EE.UU. que se suben al carro de vender agua cruda o de facilitar a los clientes las herramientas necesarias para que obtengan su propia raw water de la atmósfera. Un ejemplo sería Live Spring Water, empresa que lleva a domicilio agua originaria de un manantial natural de Oregón por el módico precio de 33 dólares –unos 27 euros– la garrafa de cristal.

Los argumentos que utilizan Evans y su banda para defender este movimiento se basan en que lo que sale de los grifos estadounidenses no es realmente agua a secas. Tachan de peligrosos muchos de los aditivos que se le añaden. En nuestras fronteras, la legislación actual del Boletín Oficial del Estado (BOE) controla el “aderezo” con sustancias de todo tipo, desde conservantes a metales pesados pasando incluso por fluoruro. Sí, ¡flúor para proteger a la gente de las caries! Aunque, a día de hoy, solo el País Vasco fluoriza sus aguas. Pero antes de cruzar definitivamente el charco y pasar a evaluar la calidad del H2O español, toca despedirse de la secta proagua turbia, y es que al mencionar los aditivos, ¡apenas hemos abierto la caja de Pandora!

También critican la red de distribución pública al señalar el mal estado de las tuberías de plomo; del mismo modo que aseguran que en el proceso de purificación del agua embotellada, además de fulminar las bacterias nocivas, también se eliminan aquellas saludables, con efectos probióticos para la microbiota intestinal, así como minerales beneficiosos para el organismo. Vale, este discurso marketiniano en clave aparentemente healthy puede llegar a hacernos dudar.

Afortunadamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acude al rescate con un arsenal de estudios bajo el brazo que exponen los mil y un peligros de consumir agua sin tratar: van desde cáncer y lesiones cutáneas a causa de una exposición prolongada al arsénico de la corteza terrestre, hasta infecciones de lo más escatológicas provocadas por numerosas bacterias y parásitos presentes en las heces de animales y de humanos. Así que si por un momento se te había pasado por la cabeza darle una patada a la evolución humana y probar un vaso de agua raw, ¡ahórrate el mal trago! No solo pondrás en peligro tu salud, también la del resto de la población.

Solo un dato: recuerda que a lo largo de la historia el agua no potable ha provocado más muertos que cualquier guerra!

Te recomendamos

La flor de los nutricionistas: apuesta por la alcachofa

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Lo que no sabes de las dietas detox

Son rápidas, supuestamente efectivas… y potencialmente peligrosas. ¿Sabes lo que le p...

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio?

¿Has dejado de ir al gimnasio? ¿Hace un mes que colgaste las zapatillas de running? P...

20 trucos capilares para chicas deportistas

Dos gurús te harán ganarle la batalla a tus bad hair days incluso en tus sesiones de ...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPR utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.