Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

La fórmula para domar tus hormonas

Son fieras, salvajes y sus vaivenes hacen que ganes peso sin control. ¡Saca el látigo y mantenlas a raya!

Bajo control

Bajo control

Bienvenida al Gran Circo de las hormonas, un espectáculo donde siempre tienes las de perder. Las bestias que aparecen en este show son las responsables de tu apetito, tus antojos e, incluso, deciden dónde debe almacenar la grasa tu cuerpo.

Uno de sus puntos fuertes es hace que tu dieta fracase. Es por eso que debes ponerte el traje de domadora y conocer los hábitos de estas fierecillas. Una vez descubras su modus operandi lograrás que trabajen para ti ¡Que empiece el espectáculo!

MÁS: 4 maneras de activar tus hormonas para perder peso

Bajo control

Bienvenida al Gran Circo de las hormonas, un espectáculo donde siempre tienes las de perder. Las bestias que aparecen en este show son las responsables de tu apetito, tus antojos e, incluso, deciden dónde debe almacenar la grasa tu cuerpo.

Uno de sus puntos fuertes es hace que tu dieta fracase. Es por eso que debes ponerte el traje de domadora y conocer los hábitos de estas fierecillas. Una vez descubras su modus operandi lograrás que trabajen para ti ¡Que empiece el espectáculo!

MÁS: 4 maneras de activar tus hormonas para perder peso


TESTOSTERONA (Alias: La forzuda)

Hábitat natural: Los ovarios y las glándulas suprarrenales.

Su número: Esta fierecilla nos da vitalidad, es fundamental para la libido y, además, nos ayuda a mantener nuestra masa muscular. La especialista en endocrinología y nutrición Paloma Gil, autora del blog homónimo, nos advierte que empieza a disminuir pasados los 30 (o, incluso, puede suceder antes). Cuando esto ocurre, es recomendable ingerir menos calorías. Esa es la razón por la que engordamos, aunque comamos lo mismo que antes.

Dómala: La buena noticia es que el ejercicio intenso aumentará tus niveles de testosterona. Para estimular su producción intenta seguir rutinas de levantamiento de peso durante media hora tres veces por semana. Otra manera de conseguir que esta bestia no se te escape consiste en disminuir el consumo de azúcar, ya que un exceso puede rebajar tus niveles de esta hormona.


Estrógeno (Alias: La montaña rusa)

Hábitat natural: Los ovarios.

Su número: Es nuestro mejor aliado para sentirnos bien y no ganar peso. El problema está en sus subidas y bajadas a lo largo del ciclo menstrual y durante toda la vida. Al mismo tiempo que disminuyen los estrógenos, aumenta la progesterona y la necesidad de comer más y de tomar cosas dulces (¡horror!). La doctora Gil explica que con la llegada de la menopausia el descenso de estrógenos se acusa, es más constante y provoca que perdamos masa muscular y acumulemos grasa en la zona abdominal.

Dómala: Para ayudar a que la criatura mantenga el equilibrio que tanto nos conviene lo mejor será que tomes alimentos ricos en fitoesteroles naturales. Los encontrarás en la soja, las alubias, las almendras, las semillas de lino y en los aceites vegetales, como el de girasol, el de maíz y el de oliva.


LEPTINA (Alias: La tramoyista)

Hábitat natural: Las células grasas.

Su número: Con ella acaba la función. Es la responsable de decirnos que estamos llenas. El problema empieza cuando perdemos peso. Al vivir en las células grasas, si bajamos kilos, también perdemos leptina. Cuando esto sucede, no recibimos la alerta que nos solía enviar y seguimos comiendo. Si has probado mil dietas y subes y bajas de peso como un yoyó seguramente sea esta hormona a la que debas culpar.

Dómala: Nuestra especialista te recomienda que huyas de las dietas milagro en las que casi no se come y que apuestes por una alimentación en la que no pases más de tres horas sin ingerir alimentos. Si no quieres que la leptina te abandone, sobórnala: le encanta el zinc. Los niveles bajos de este mineral están relacionados con su descenso. Puedes pagar el impuesto revolucionario con judías, ternera o anacardos.


GHRELINA (Alias: La glotona)

Hábitat natural: El estómago.

Su número: Aparece en el centro de la pista cuando necesitas comer y regula tu apetito. Cuando tu estómago está vacío, te avisa de que tienes que repostar. Una vez estás saciada, se pega una siesta de tres horas hasta que vuelve a aparecer. Y se pone muy violenta cuando estás a régimen. “Es una hormona que anula tu voluntad si estás a dieta y aumenta tu agresividad hasta que no comes algo”, señala la doctora.

Dómala: Disciplina. Eso es lo que vas a necesitar para domesticar a este animal salvaje. Lo mejor para no ganar peso es que comas despacio para darle tiempo a tu cerebro a que reciba la señal de saciedad. Intenta dormir tus horas, ya que privarte de sueño incrementa tus niveles de ghrelina y provoca que engordes.


CORTISOL (Alias: La leona)

Hábitat natural: Las glándulas suprarrenales.

Su número: Ruge como una bestia cuando estás estresada. Te proporciona un subidón de energía para afrontar esa situación, pero, una vez ha pasado la amenaza, necesitas reponer esa energía comiendo. ¿El resultado? Ganarás peso, sobre todo en la zona abdominal.

Dómala: Deja la cafeína, porque incrementa tu producción de cortisol. Si eres muy cafetera, pásate al descafeinado. También es básico que sigas una dieta equilibrada ya que, tal y como indica la doctora Gil, “no hay nada que provoque mayor estrés que una alimentación pobre en calorías y nutrientes”. Y, sobre todo, ríete mucho, hacerlo reduce sus niveles en un 39%, según un estudio de la Universidad Loma Linda en California (EE.UU.).


Next

Te recomendamos

Nace el smoothie vegetal

Bébete tu ración diaria de salud y equilibrio...

Tú marcas las reglas, el evento más ‘íntimo’ de WH

¿Y si fuera posible olvidarse de las molestias de la menstruación y además tener meno...

Suunto persenta el Spartan Trainer Wrist HR

Un versátil reloj GPS ideal para mujeres deportistas...

Encuentra tu sujetador perfecto

Cómo el sujetador deportivo ha escrito nuevas reglas de juego...

La ola del cambio

¿Existe alguna diferencia entre el surf masculino o femenino para que haya existido e...

Las mejores zapatillas para volver al cole

Consigue que los más pequeños de la casa pisen con fuerza en el nuevo curso con las z...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.