Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Dieta de 21 días para tonificar en tiempo récord

Aquí tienes un plan nutricional para cuando estás intentando ponerte a tono.
Women's Health , 31-05-2017

Sin trampa

Sin trampa

SIN TRAMPAS.
Las calorías se esconden donde menos te lo esperas, ¡no bajes la guardia!
Snack attack: Cuántas dietas se habrán echado a perder por culpa de las máquinas de vending de las oficinas. Todos estos productos son altamente procesados. “Recuerda, si no llevan etiqueta, mejor que mejor”, aclara la experta. Apuesta por fruta fresca y frutos secos.

A sorbos: Ni refrescos en su versión light, ni zumos, ni cerveza; la mejor opción, sin duda, es el agua. Eso sí, puedes añadirle fruta para darle sabor.

Huevos: Durante años nos han dicho que no debíamos comer demasiados a la semana. Pero según publica Food and Function, se pueden ingerir hasta dos huevos al día, que no se alterará nuestro colesterol.

Legumbres: Se las asocia con un alto contenido en calorías. Pero Fernández aclara que esto se debe a que en muchas ocasiones se preparan acompañadas de carnes y embutidos grasos. Dales una oportunidad e introdúcelas en ensaladas, purés o guisadas con verduras.

Aguacate: Muchas lo temen por ser muy calórico. Deja de pensar simplemente en calorías y céntrate en su tipología. ¡Estas son grasas saludables!

A primera hora...

A primera hora... Para conseguir que el desayuno sea un aliado de tu entrenamiento tan solo debes procurar que se base en alimentos de calidad y evitar tanto los productos altamente procesados, como los que estén cargados de azúcares añadidos. ¿Te suena aburrido? Pues te equivocas. Puedes disfrutar de un desayuno 100% ‘healthy’ sin renunciar al sabor. De hecho, Fernández propone una lista de opciones aptas para todo el mundo. Y tú, ¿qué tipo de persona eres?

Desayunos

QUÉ DESAYUNAR

SI ERES CLÁSICA:

Tostadas de pan integral con aguacate, sardinas o salmón y espinacas + café con leche.  
Bocadillo de pan integral con queso fresco o pavo, brotes tiernos y tomate + café con leche.

SI ERES ATREVIDA:

Tostadas de pan integral con verduras de la cena anterior.
Hummus con crudités de zanahoria y calabacín.

SI ERES HIPSTER:

Porridge de copos de avena con fruta y nueces.
Overnight oatmeal (copos de avena en bebida vegetal o yogur) con plátano y canela.

SI ERES AMANTE DE LO SALADO

Huevos revueltos con tomate y 1-2 frutas.
Fruta y un aguacate con limón, sal y aceite de oliva.

SI ERES AMANTE DE LO DULCE

Tostadas de pan integral con plátano y canela + té.
Porridge con compota de manzana no azucarada.

SI TIENES POCO APETITO
1 fruta
1 puñado de frutos secos.

No desayunar no es una opción. Eso sí, no hace falta que sea lo primero que hagas al despertarte, atrásalo hasta que el cuerpo te lo pida. Pásate por nuestro tema de Comer bien y descubre todo sobre el breakfast.


El método del plato

EL MÉTODO DEL PLATO: 

Seguir una dieta demasiado estricta puede ser complicado y, a menudo, el principal motivo por el que la acabemos dejando. Fernández acude al rescate con esta regla fácil e infalible para asegurarte el éxito en la cruzada de 21 días que acabas de empezar. Distribuye así la comida en tu plato. ¡Una vez lo pruebes quizás te resulte tan cómodo que lo adaptes a tu rutina habitual!

50% Este es el porcentaje de ensalada o verdura que debería haber en tu plato. Mejor si es de temporada y cercanía.

25% Es el porcentaje óptimo de alimentos ricos en proteína, como carnes rojas o blancas, pescado blanco o azul, huevos o lentejas.

25% Es el porcentaje de carbohidratos que completan tu plato. Apuesta por patatas, arroz, pasta integral, quinoa, trigo sarraceno o amaranto. Los días que hagas deporte puedes incluirlos en la comida y en la cena. En los de descanso, solo en una de las dos ingestas.


Sin trampa

SIN TRAMPAS.
Las calorías se esconden donde menos te lo esperas, ¡no bajes la guardia!
Snack attack: Cuántas dietas se habrán echado a perder por culpa de las máquinas de vending de las oficinas. Todos estos productos son altamente procesados. “Recuerda, si no llevan etiqueta, mejor que mejor”, aclara la experta. Apuesta por fruta fresca y frutos secos.

A sorbos: Ni refrescos en su versión light, ni zumos, ni cerveza; la mejor opción, sin duda, es el agua. Eso sí, puedes añadirle fruta para darle sabor.

Huevos: Durante años nos han dicho que no debíamos comer demasiados a la semana. Pero según publica Food and Function, se pueden ingerir hasta dos huevos al día, que no se alterará nuestro colesterol.

Legumbres: Se las asocia con un alto contenido en calorías. Pero Fernández aclara que esto se debe a que en muchas ocasiones se preparan acompañadas de carnes y embutidos grasos. Dales una oportunidad e introdúcelas en ensaladas, purés o guisadas con verduras.

Aguacate: Muchas lo temen por ser muy calórico. Deja de pensar simplemente en calorías y céntrate en su tipología. ¡Estas son grasas saludables!


¿Qué puedo comer esta semana?

¿Qué puedo comer esta semana? Ahora que ya conoces las reglas del juego, solo debes experimentar con los alimentos. ¿Quién dijo que con la comida no se juega?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO ACELERAR TU METABOLISMO


Prev Next

Te recomendamos

Hidrata y recupera después de entrenar

Entrenar en verano con el calor exige una rápida y eficaz hidratación después del eje...

Tres deportes, una prenda

Corre, conquista el gym y relájate con lo último de Reebok, ¡así son las mallas crea...

Descansar bien: el entrenamiento total

Si eres deportista, no vale dormir: consigue un sueño reparador...

La ola del cambio

¿Existe alguna diferencia entre el surf masculino o femenino para que haya existido e...

Las mejores zapatillas para volver al cole

Consigue que los más pequeños de la casa pisen con fuerza en el nuevo curso con las z...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.