Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Dime cómo conduces y te diré quién eres

¿Padeces el síndrome de ira al volante?
Publicado por Patricia Cantalejo
Votar
0 votos
Dime cómo conduces y te diré quién eres
Dime cómo conduces y te diré quién eres

Gente normalmente tranquila, pero que, ante un atasco, un pequeño choque o quizás la infracción de otro conductor, estallan de una manera tan abrupta que se sorprenden incluso ellos mismos. ¿Te suena? A los psicólogos, sí. De hecho ya está catalogado como el “síndrome de ira al volante” y la Universidad de Temple (Filadelfia) ha detectado los perfiles de personalidad más propensos a sufrir estos ataques de ira:
• Personas competitivas
• Narcisistas
• Personas estresadas

Se ha detectado que en el coche es más fácil desinhibirse, ya que la gente se siente menos observada y, además, no se empatiza con el resto de conductores. Estamos aislados en un entorno cerrado. Estas personas ven el coche y la carretera como “su espacio vital”, “su territorio” que deben defender contra el resto de conductores.

Conducir puede convertirse en una de las actividades más estresantes. De hecho en estas situaciones se libera mucho cortisol, la hormona del estrés. Por ello, si estás en una de esos momentos en los que quemarías el coche y al resto de conductores, sigue estos pasos:
1.- Toma conciencia de que no tienes todo el control
No puedes hacer que los semáforos cambien con solo mirarlos o que al de delante no se le cale el coche. Además, poniéndote nervioso, la situación no va a cambiar.
2.- Respira
Controla tu respiración. Sé consciente de tus expiraciones e inspiraciones. Te ayudará a tranquilizarte y a estar más atenta a la carretera.
3.- Empatiza
Intenta ponerte en la situación del otro y, sobre todo, no hagas nada que no te gustaría a ti y que no harías cuando vas, por ejemplo, andando: ¿gritarías a alguien que se ha tropezado? ¿Pitarías a un niño que va despistado?
4.- Aprovecha el tiempo
Ese atasco quizás te de un respiro para chequear tu postura al volante y comprobar que no vas demasiado reclinada. Quizás ese semáforo en rojo sea el recordatorio perfecto para hacer algún ejercicio de Kegel. Sé productiva e intenta ver el lado bueno de las cosas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO PRACTICAR LA RESPIRACIÓN CONSCIENTE

Te recomendamos

Una cena en casa también puede ser gourmet

Una buena materia prima es sinónimo de éxito....

Tú marcas las reglas, el evento más ‘íntimo’ de WH

¿Y si fuera posible olvidarse de las molestias de la menstruación y además tener meno...

Suunto persenta el Spartan Trainer Wrist HR

Un versátil reloj GPS ideal para mujeres deportistas...

Encuentra tu sujetador perfecto

Cómo el sujetador deportivo ha escrito nuevas reglas de juego...

La revolución post deporte

San Miguel 0,0 Isotónica revoluciona una de las asignaturas pendientes de las deporti...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.