Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Todo lo que debes saber para correr con un carrito de bebé

Baby run: cómo disfrutar los dos

¿Estás preparada?

¿Estás preparada?

Acabas de dar a luz. Puede que no hayas tenido un embarazo muy activo y, además, tu cuerpo ha cambiado. Empieza andando y, antes de volver a correr, consulta a tu médico. Recuerda que, durante el embarazo, tu suelo pélvico y tu musculatura abdominal se han debilitado. Antes de volver a enfundarte tus zapatillas de running, haz ejercicios para reforzar esas zonas. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SUELO PÉLVICO Y RUNNING.

Si todo está ok, debes pasar al siguiente punto. ¿Tienes el carrito adecuado? Es hora de que revises las suspensiones: es importante que los baches no pasen factura al bebé. Existen cochecitos especiales para correr con ellos, con tres ruedas, una amortiguación independiente y un manillar especial –con freno a la altura de la mano- y refuerzos. Sea cual sea tu cochecito, evita los terrenos demasiado irregulares o con mucha pendiente. Además, nunca te olvides de llevar la capota adecuada para proteger al bebé del viento o del sol o una cubierta de plástico por si hay probabilidad de lluvia. ¡¡¡Y siempre lleva sujeto al bebé con el arnés correspondiente!!!

Si eres corredora, ya sabrás alguna de las prácticas más aconsejables para vestirte. ¡Aplícaselas a tu hij@!: ponle capas de ropa con las que puedas jugar si hace calor o frío, aplícale siempre protección solar y lleva agua para los dos.

Hace años, la revista “Pediatrics” publicó un estudio donde demostraba cómo la leche materna cambiaba tras el ejercicio intenso: el ácido láctico se introduce en el torrente sanguíneo y el sabor de la leche puede variar, por lo que algunos bebés la rechazan. Tranquila. No hay ninguna evidencia. Además, estaríamos hablando de un ejercicio muy intenso. Sin embargo, sí que es recomendable que amamantes al bebé antes de salir a correr: tu pecho estará menos sensible y llevarás “menos peso encima”. Además, después de comer y con el balanceo de la carrera, no habrá niño que se resista a una buena siesta.

¿Estás preparada?

Acabas de dar a luz. Puede que no hayas tenido un embarazo muy activo y, además, tu cuerpo ha cambiado. Empieza andando y, antes de volver a correr, consulta a tu médico. Recuerda que, durante el embarazo, tu suelo pélvico y tu musculatura abdominal se han debilitado. Antes de volver a enfundarte tus zapatillas de running, haz ejercicios para reforzar esas zonas. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SUELO PÉLVICO Y RUNNING.

Si todo está ok, debes pasar al siguiente punto. ¿Tienes el carrito adecuado? Es hora de que revises las suspensiones: es importante que los baches no pasen factura al bebé. Existen cochecitos especiales para correr con ellos, con tres ruedas, una amortiguación independiente y un manillar especial –con freno a la altura de la mano- y refuerzos. Sea cual sea tu cochecito, evita los terrenos demasiado irregulares o con mucha pendiente. Además, nunca te olvides de llevar la capota adecuada para proteger al bebé del viento o del sol o una cubierta de plástico por si hay probabilidad de lluvia. ¡¡¡Y siempre lleva sujeto al bebé con el arnés correspondiente!!!

Si eres corredora, ya sabrás alguna de las prácticas más aconsejables para vestirte. ¡Aplícaselas a tu hij@!: ponle capas de ropa con las que puedas jugar si hace calor o frío, aplícale siempre protección solar y lleva agua para los dos.

Hace años, la revista “Pediatrics” publicó un estudio donde demostraba cómo la leche materna cambiaba tras el ejercicio intenso: el ácido láctico se introduce en el torrente sanguíneo y el sabor de la leche puede variar, por lo que algunos bebés la rechazan. Tranquila. No hay ninguna evidencia. Además, estaríamos hablando de un ejercicio muy intenso. Sin embargo, sí que es recomendable que amamantes al bebé antes de salir a correr: tu pecho estará menos sensible y llevarás “menos peso encima”. Además, después de comer y con el balanceo de la carrera, no habrá niño que se resista a una buena siesta.


Nueva técnica

Ya te hemos explicado cómo debe ser la postura correcta cuando corres. Ahora, deberás adaptarla para empujar el carrito del bebé:

1.- Intenta llevar la cabeza alta, mirando al frente. Los hombros deben estar relajados: coloca las manos en el manillar para mantener los hombros bajos y no forzar demasiado el trapecio. Intenta no apretar demasiado con las manos el mango del carrito.

2.- Ahora los brazos no pueden hacer ningún movimiento. Tienes que intentar ir erguida y no inclinar el tronco sobre el carrito o arrastrar los pies. Con el tiempo, podrás ir conduciéndolo con una mano (cuando llegues a este punto, te recomendamos que cambies de brazo cada 5 o 10 minutos).

3.- Baja el ritmo. No olvides que ahora arrastras un carrito. El esfuerzo físico es mayor. Ya lo irás notando en las cuestas.

4.- Debes estar más atenta: vigilar el terreno o no molestar a otros corredores. Piensa que, cuando corres con tu bebé, el tiempo o la distancia es lo de menos. Tenéis que disfrutar los dos e ir seguros.

Cada poco tiempo deberás revisar tu postura. Además, estira con más atención las caderas y la espalda. NO TE PIERDAS ESTIRAMIENTOS SI VAS A CORRER CON EL CARRITO. 

DALE AL PLAY: AQUÍ TIENES TODOS LOS ENTRENAMIENTOS WOMEN'S HEALTH EN VÍDEO.


Next

Te recomendamos

Consigue tu look perfecto para estas fiestas

Transformamos a una chica WH con Braun....

Recupera y rehidrata tras el ejercicio

Propiedades nutricionales de San Miguel 0,0 Isotónica para hidratar y recuperar tras ...

Nuevo reto Under Armour

Buscamos a las más rápidas… comprando...

Una cena en casa también puede ser gourmet

Una buena materia prima es sinónimo de éxito....

La revolución post deporte

San Miguel 0,0 Isotónica revoluciona una de las asignaturas pendientes de las deporti...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.