Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Algunos estereotipos sobre maternidad y conciliación

La conciliación es la gran asignatura pendiente
Publicado por Diana Fraga
Votar
0 votos
Algunos estereotipos sobre maternidad y conciliación
Algunos estereotipos sobre maternidad y conciliación

Con motivo del Día de la Madre, vamos a sacarle el polvo a algunos estereotipos sobre maternidad y conciliación. ¿Empezamos?

1. La conciliación es la gran asignatura pendiente... y la principal barrera para que las mujeres lleguen a los puestos más altos. Según el Informe de Evolución de la Familia, del Instituto de Política Familiar, el 88,2% de las empresas españolas decide el 100% del horario de sus trabajadores, lo que se traduce en nula flexibilidad. Además, solo el 14,5% de las familias puede permitirse una guardería. Y no nos hagas hablar de nuestro permiso de maternidad, que, con 16 semanas, se queda en pañales ante el promedio europeo de 27,7.

2. Más ayudas públicas. Ya sabemos cuáles son los pecados capitales de la empresa no conciliadora: jornadas interminables, presentismo, horas extra no remuneradas... Pero, ¿qué podemos hacer? Según Mariano Martínez-Aedo, del Instituto de Política Familiar, ser realistas es el primer paso. “Decir que las empresas tendrían que ser más generosas es poco eficaz. Deberían tomarse medidas públicas que compensasen a las compañías con mejor conciliación. Las que se tomaron para que la baja maternal fuera pagada íntegramente por la Seguridad Social y los beneficios para contratar un sustituto han hecho muchísimo más por facilitar la aceptación de la maternidad que los discursos políticos”. José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE), añade que “la flexibilización de horarios debería ser el primer campo a mejorar. Y guarderías públicas más generalizadas y privadas a precios más asequibles...”.

3. Nosotras no parimos…Nosotras decidimos. Tal vez pertenezcas a ese colectivo que está pagando un precio muy alto por su éxito profesional: las mujeres sin hijos. Un estudio del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona ha revelado que entre un 25% y un 30% de las mujeres nacidas en la segunda mitad de los 70 (las que tienen ahora entre 35 y 40 años) no tendrá hijos. El problema es que, a menudo, la empresa considera que nuestra prioridad debería ser el trabajo. Se impone, pues, una alianza táctica. Por supuesto que puedes (y debes) cambiarle el turno a tu compañera para que pueda ir a la función de sus hijos. Y seguro que ella estará encantada de hacer lo mismo por ti cuando se aproximen tus exámenes de japonés, el estreno de tu obra d teatro de aficionados, la maratón para la que necesitas entrenarte... Diferentes vidas, diferentes necesidades y un poco de solidaridad. “La conciliación es el equilibrio de la vida privada con la profesional y todos la necesitamos –dice María José Álvarez–. Es poder disfrutar de un tiempo para tus necesidades de crecimiento personal, con hijos, sin hijos o adoptando a un grupo de rock. Es una reivindicación de toda la sociedad, que muchas compañías empiezan a implementar porque tiene retorno en productividad y fidelización del talento”.

4. El timo de la ‘superwoman’.  Si eres una de esas mujeres ejemplares que intentan coordinar matrimonio, niños, trabajo y (¡loca! ¡loca!) un poco de espacio personal, solo te decimos una cosa: mala madre. ¿Confundida? Tranquila, que te lo explicamos. El Club de Malasmadres, fundado en 2014 por Laura Baena, es un grito de socorro ante la hiperexigencia que sufren las madres, esposas y trabajadoras de pro. Con humor, amor e incorrección política, las integrantes de este colectivo hacen apología de esa patadita al papá para que se levante él al grito de “¡Quiero agua!” de su hijo; del café “robado” después de ir al dentista, solo para disfrutar un poco más de la soledad; o de las salidas con amigas en las que todo despotrique está permitido (y aplaudido).

“La superwoman es la gran mentira que nos han vendido a las mujeres y nos limita más que nos ayuda. Queremos acabar con mensajes de ‘si quieres, puedes’ o ‘llegarás donde quieras llegar’, que solo generan frustración y culpa”, asegura Laura Baena. ¿El objetivo de este grupo? La felicidad de toda la familia, claro: “Reivindicamos un nuevo modelo social de madre, que no quiere perder su identidad como mujer, que necesita su espacio propio y que no tiene por qué renunciar a seguir luchando por su carrera profesional. Si estamos satisfechas con nuestra vida a nivel personal y profesional, podremos transmitir felicidad a nuestros hijos y a nuestro entorno”. Y 150.000 mujeres (las que, de momento, forman parte de esta “comunidad emocional”, como la describe su impulsora) no pueden estar equivocadas.

Te recomendamos

Hidrata y recupera después de entrenar

Entrenar en verano con el calor exige una rápida y eficaz hidratación después del eje...

Tres deportes, una prenda

Corre, conquista el gym y relájate con lo último de Reebok, ¡así son las mallas crea...

Descansar bien: el entrenamiento total

Si eres deportista, no vale dormir: consigue un sueño reparador...

La ola del cambio

¿Existe alguna diferencia entre el surf masculino o femenino para que haya existido e...

Las mejores zapatillas para volver al cole

Consigue que los más pequeños de la casa pisen con fuerza en el nuevo curso con las z...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.