Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio?

¿Has dejado de ir al gimnasio? ¿Hace un mes que colgaste las zapatillas de running? Pues lee cuáles son los efectos de la falta de ejercicio en tu cuerpo.
Publicado por Women's Health
Votar
8 votos
¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio?
¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio?

Aunque le pongas la mejor intención, a veces pasan cosas que dificultan mantener tus rutinas de fitness. Y cualquiera que sea el motivo, la falta de ejercicio hará que tu cuerpo pierda parte de los progresos conseguidos. Sigue leyendo y sabrás cómo afecta la interrupción en tu rutina de fitness a tu cuerpo, y qué hacer para recuperar el terreno perdido… en cinco casos típicos.

SITUACIÓN: Has tenido un mes loco en el trabajo y de un día para otro has dejado tu rutina habitual de cuatro visitas semanales al gimnasio.
EFECTO SOBRE TU CUERPO: Combinar entrenamiento de fuerza y cardio es ideal para adelgazar o controlar el peso, para hacer músculo y para mantener la salud aeróbica. Si lo dejas durante un mes, puede que notes que algunas partes del cuerpo se vuelven más blandas, que no puedes cargar tanto en el supermercado y que te cansas antes al subir escaleras. En un estudio realizado con principiantes que hicieron ejercicio durante dos meses, se observó que ganaban un 46% de fuerza, y cuando dejaban de hacer ejercicio durante dos meses, perdían el 23%, la mitad de lo ganado. Es más, cuanto más sano se está en un primer momento, menor es la pérdida: un triatleta que se dé una pausa puede perder solo del 5 al 10% de su forma física en un mes o dos. Aun así, al volver a entrenar, tómatelo con calma. En el caso del entrenamiento de fuerza, empieza con un 75% de la resistencia que usabas antes, y ve aumentando según tus posibilidades. Probablemente vuelvas al punto en el que estabas en la mitad del tiempo que has estado apartada de la actividad.

SITUACIÓN: Antes entrenabas con pesas como una loca, pero los últimos meses lo único que has podido hacer es unas cuantas sesiones de cinta continua a la semana.
EFECTO SOBRE TU CUERPO: En este caso, deberías mantener el estado de forma aeróbica, aunque puede que notes que has perdido algo de fuerza y de tono muscular. Sin el entrenamiento de pesas, probablemente hayas perdido masa muscular y hayas ganado algo de grasa, aunque el número que te da la báscula sea el mismo. Sorprendentemente, los estudios demuestran que, a largo plazo, los corredores de resistencia pierden masa muscular al mismo ritmo –2,5 kg por década– que el resto de la gente, incluidos los sedentarios. Corriendo o haciendo alguna otra actividad de cardio no ganas ni conservas la masa muscular. Incorpora algo de entrenamiento de fuerza a tu rutina para remediarlo lo antes posible, siguiendo la norma del 75% antes mencionada.

SITUACIÓN: Has corrido una media maratón para la que te has entrenado muchísimo, y luego te has dado unas semanas para recuperarte.
EFECTO SOBRE TU CUERPO: Una pausa así no es un gran problema para la salud aeróbica de alguien que ya antes estaba en buena forma. No conservarás tu mejor marca, pero no te costará volver. Eso sí, no te esperes volver a recuperar tu velocidad máxima enseguida, que recomienda tomárselo con calma antes de volver a ponerte a la frecuencia cardíaca de tus entrenamientos anteriores (las zonas de ejercicio pueden haber cambiado con respecto a cuando estabas en tu mejor forma) y antes de alcanzar sensación de fatiga de antes (un 7 en una escala del 1 al 10). También recomienda el entrenamiento de fuerza como complemento de musculación a tus programas de cardio.

SITUACIÓN: Te has dedicado mucho al yoga pero ahora de pronto echas de menos el entrenamiento CrossFit que dejaste hace unos meses.
EFECTO SOBRE TU CUERPO: Cambiar un ejercicio por otro no tiene por qué ser necesariamente malo. Eso sí, tienes que saber que si vuelves al programa “A” después de practicar el “B”, puede que no consigas volver al “A” con el rendimiento de antes. En el caso del entrenamiento con el peso corporal (yoga) en comparación con el entrenamiento con pesas (CrossFit), no te extrañes si observas que tienes menos fuerza en tu primera visita al gimnasio. Lo cual no quiere decir que debas dejar tus “Ommm”: ambos entrenamientos podrían tener cabida en tu repertorio por igual.

SITUACIÓN: Te lesionaste y no has podido (o no has querido) hacer ningún ejercicio en seis meses.
EFECTO SOBRE TU CUERPO: En este caso, no hay duda de que habrás perdido músculo y habrás ganado grasa (¡como si la lesión no fuera suficiente!), especialmente si tu nivel de actividad diario se ha visto afectado, y no solo por dejar de ir al gimnasio. Cuando vuelvas a hacer ejercicio, tienes que empezar muy lento, muy suavemente. Puede incluso que la mitad de lo que levantabas te parezca ya demasiado; baja el nivel y búscate una resistencia con la que puedas hacer de 10 a 15 repeticiones en buena forma y sin dolor. Si sabes que se avecina un parón (o si ya estás apartada del gimnasio), él recomienda aumentar la ingesta de proteínas diaria para limitar la pérdida de masa muscular durante ese tiempo.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.