Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Entrenamiento de 15 minutos para una espalda sexy

Los músculos de la espalda son difíciles de ver, pero no de trabajar
MARISSA GAINSBURG , 17-05-2017

La gran olvidada

La gran olvidada

¿Cuándo fue la última vez que echaste un vistazo a tu cara B? (Pausa aquí para que encuentres un espejo y gires tu cuello un segundo). Bueno, tienes un montón de músculos en la espalda, pero siempre nos centramos en el famoso ABS, los bíceps, las piernas y el glúteo, nos cuenta Ian Creighton, el entrenador que ha diseñado para nosotras esta rutina de ejercicios.

“Así que descuidamos nuestra espalda, un área en la que rara vez pensamos”. Y es un gran problema, no solamente porque pierdes definición donde menos te lo esperas. Nuestros músculos de la espalda están implicados en casi todos los movimientos; si son débiles, todo el cuerpo sufre. Sobre todo cuando hablamos de los músculos en la parte inferior de la espalda, que protegen la columna vertebral. Si no les prestas la suficiente atención, corres el riesgo de lesionarte. Además, una parte baja y media de la espalda permite levantar más peso y entrenar por ejemplo las famosas sentadillas.

Incluso caminar se vuelve más difícil si tu espalda se resiente, ya que estos músculos te ayudan a mantener una buena postura corporal. Lo que implica algo más: la confianza. “Nada te hace estar más orgulloso que tener una espalda bien desarrollada”, nos asegura. (Y ADEMÁS: Clase de pilates para acabar con la espalda encorvada)

Realiza esta secuencia de ejercicios dos o tres veces por semana. Debes repetirlos dos veces y hacer un total de tres rondas, procurando descansar lo menos posible entre ejercicios.

La gran olvidada

¿Cuándo fue la última vez que echaste un vistazo a tu cara B? (Pausa aquí para que encuentres un espejo y gires tu cuello un segundo). Bueno, tienes un montón de músculos en la espalda, pero siempre nos centramos en el famoso ABS, los bíceps, las piernas y el glúteo, nos cuenta Ian Creighton, el entrenador que ha diseñado para nosotras esta rutina de ejercicios.

“Así que descuidamos nuestra espalda, un área en la que rara vez pensamos”. Y es un gran problema, no solamente porque pierdes definición donde menos te lo esperas. Nuestros músculos de la espalda están implicados en casi todos los movimientos; si son débiles, todo el cuerpo sufre. Sobre todo cuando hablamos de los músculos en la parte inferior de la espalda, que protegen la columna vertebral. Si no les prestas la suficiente atención, corres el riesgo de lesionarte. Además, una parte baja y media de la espalda permite levantar más peso y entrenar por ejemplo las famosas sentadillas.

Incluso caminar se vuelve más difícil si tu espalda se resiente, ya que estos músculos te ayudan a mantener una buena postura corporal. Lo que implica algo más: la confianza. “Nada te hace estar más orgulloso que tener una espalda bien desarrollada”, nos asegura. (Y ADEMÁS: Clase de pilates para acabar con la espalda encorvada)

Realiza esta secuencia de ejercicios dos o tres veces por semana. Debes repetirlos dos veces y hacer un total de tres rondas, procurando descansar lo menos posible entre ejercicios.


Remos

Comienza como si fueras a hacer una flexión con cada mano descansando sobre una mancuerna y los pies al ancho de tus caderas

a) Dobla el codo izquierdo y levanta la mancuerna, presionando la otra mancuerna hacia el suelo para equilibrar.

b) Baja el brazo y repite con el otro brazo. Esto es una ronda: debes hacer cinco.


Sentadillas

Con los pies separados al ancho de los hombros, sostén un par de mancuernas a la altura de los hombros, las manos frente a frente.

a) Mantén los brazos paralelos y el torso en posición vertical a medida que empujas las caderas hacia atrás. Dobla las rodillas para bajar en esta posición a la sentadilla.

b) Invierte el movimiento para volver al principio. Esto es una ronda. Debes hacer 10.


Omóplatos

De pie, sostén una banda elástica delante, a la altura del hombro, con las manos separadas a la anchura de los hombros y los brazos rectos.

a) Empuja tus brazos hacia los lados, como si estuvieras tirando de la banda, apretando los omóplatos, como si los quisieras unir.

b) Invierte el movimiento para volver al inicio. Esta es una serie. Debes hacer 10.


El Superman

Túmbate boca abajo con los brazos extendidos a lo largo.

a) Comprime tu core y tus glúteos y levanta brazos, pecho y piernas del suelo girando las palmas de las manos para que queden enfrentadas entre sí.

b) Mantén esta posición durante 20 segundos, luego baja y vuelve al principio. Esto es una serie. Debes hacer tres.


Next

Te recomendamos

Hidrata y recupera después de entrenar

Entrenar en verano con el calor exige una rápida y eficaz hidratación después del eje...

Tres deportes, una prenda

Corre, conquista el gym y relájate con lo último de Reebok, ¡así son las mallas crea...

Descansar bien: el entrenamiento total

Si eres deportista, no vale dormir: consigue un sueño reparador...

La ola del cambio

¿Existe alguna diferencia entre el surf masculino o femenino para que haya existido e...

Las mejores zapatillas para volver al cole

Consigue que los más pequeños de la casa pisen con fuerza en el nuevo curso con las z...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.