Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Cómo motivarte para perder peso

Haces dieta, pasas hambre, pierdes un kilo y... para celebrarlo: ¡ganas tres! Sal del ‘loop’ para siempre.
Publicado por María Moreno
Votar
0 votos
Cómo motivarte para perder peso
Cómo motivarte para perder peso

Según el último informe de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el 76% de los españoles reniegan de su peso y la gran mayoría fracasa en su intento de adelgazar. La causa: la falta de motivación. Así que por mucho que la coliflor cocida y las sesiones de zumba le hayan ayudado a tu vecina a bajar dos tallas, si tú odias bailar envuelta en olor a azufre, ¿por qué te esfuerzas en imitarla? Busca tu motivación y nosotros te decimos cómo conseguirlo. 

1. Motivación por aprender y crecer.

Perder unos kilitos no es algo matemático, ¡ojalá! Eres de las que cada día se van a dormir habiendo aprendido algo nuevo.No solo disfrutas montando un mueble de Ikea manual de instrucciones en mano, ¡además te sale a la primera y no te sobra ningún tornillo! Para triunfar en tu objetivo, esfuérzate en conocer cómo funciona tu cuerpo y el motivo de por qué ese alimento y deporte son adecuados para ti.

Comida: Aliméntate a ti misma con conocimiento. “Cuando empiezas a leer sobre nutrición, entonces eres tú misma la que llega a la conclusión de lo importante que es mantener una dieta saludable. Si lo entiendes y realmente eres tú la que apuesta por ese cambio, todo es mucho más fácil, ya que lo que antes era un sacrificio pasa a ser un placer”, explica la nutricionista Pilar Munné. Un consejo: consulta a un experto que te ayude a comprender lo que mejor puede nutrirte según tus características y necesidades.

Ejercicio: Cambia tu playlist de Beyoncé por un audiolibro, así entrenar dejará de ser una tortura y una pérdida de tiempo. ¡Tu cerebro lo identificará como un momento de culto! Te recomendamos El gen deportivo, ¿un atleta excelente nace o se hace?, de David Epstein (Ed. Urano). Otra opción muy buena es acudir a un gimnasio que cuente con máquinas con televisión integrada. Estarás tan entretenida viendo las noticias o ese documental del que todo el mundo habla que ni notarás que estás quemando calorías.

 

2. Motivación por superarte a ti misma.

Pocas cosas te satisfacen más que tachar esa faena de tu lista de tareas y ¡por fin! poder pasar a la siguiente. Eres competitiva, perfeccionista y cuando te propones algo, no cesas hasta conseguirlo. Atención: conociéndote, seguro que centrarás toda tu energía en adelgazar, pero cuando lo consigas, te darás por satisfecha y pensarás 'a otra cosa mariposa', mientras vuelves a tus antiguos hábitos. Evítalo ¡así! 

Comida: Tal y como indica la doctora Susana Monereo, miembro de la junta directiva de la SEEDO: “Perder peso es difícil, pero mucho más lo es mantenerlo, ya que de forma fisiológica el cuerpo reacciona y pone en marcha mecanismos hormonales, neurológicos y de comportamiento que hacen que se tienda a recuperarlo”. Por lo tanto, nada de tomártelo como algo temporal y que en cuanto la báscula marque lo que buscas puedas abandonar. Evita caer en la espiral del temido efecto yoyó marcándote objetivos a corto plazo que puedas ir superando. Por ejemplo, “hoy voy a beber dos litros de agua (¡y nada de refrescos con gas ni alcohol!)”.

Ejercicio: Aunque no te lo creas, compararte con esa rubia que pedalea más rápido que tú en spinning ¡funciona! Da rienda suelta a la competidora que llevas dentro con deportes que se practican en grupo. Una investigación de la Universidad de Florida (EE.UU.) demostró que los niños que hicieron ejercicio en equipo rindieron mucho más que aquellos que lo realizaron de forma individual.

 

3. Motivación por disfrutar en buena compañía.

De pequeña eras la delegada de la clase, te encanta hablar en público y conocer gente nueva. Eres una relaciones públicas nata que necesita sentirse acompañada. Haz que tu capacidad para socializar sea tu mejor aliada en esta misión. ¡Dinos con quién vas y te diremos cómo estar en tu peso! Tu entorno va a ser clave, así que advierte a tu chico o a tu mejor amiga de que se preparen para hacer un reto en pareja.

Comida: Una de las principales causas de fracaso en la pérdida de peso es la falta de apoyo familiar, lamenta la nutricionista Munné. “Llega un momento en el que el metabolismo baja como mecanismo de defensa, aumenta el apetito y se pierden las ganas de continuar con la dieta. En esas circunstancias, tener un apoyo exterior es crucial”, añade la doctora Monereo. Por no hablar de lo importante que es que tu pareja no esté comiéndose de postre un helado mientras tú pelas una manzana. ¡Tentaciones, alejaos de mí!

Ejercicio: Deportista social, si no consigues que nadie se apunte contigo a una sesión fit y no hay ninguna clase grupal que te llame la atención en el gimnasio, siempre puedes recurrir a tu inseparable smartphone. Descárgate una app de entrenamiento como la de Nike+ Training y motívate con los consejos de tu coach 2.0. ¿Por cierto, sabías que las personas activas en las redes sociales se tonifican más rápido? Así lo asegura la Universidad Northwestern (EE.UU.).

 

4. Motivación por: emoción a raudales

Te encanta ese chute de adrenalina que te hace sentir viva. Cuando vuelves de tus aventuras siempre piensas: “¿Y encima esto me ha ayudado a quemar grasa? ¡Que alguien me pellizque!”. El problema aparece a la hora de crear una rutina alejada de la monotonía que te mantenga motivada los siete días de la semana estés donde estés. Evidentemente, que ni se te pase por la cabeza apuntarte a un gimnasio estándar y ponerte a levantar pesas.

Comida: Te mueves por impulsos, así que nada de pisar el supermercado con hambre o acabarás echando en el carro patatas fritas de todo tipo y sabores. Tampoco salgas de casa sin una lista de la compra. Si quieres experimentar sensaciones nuevas, atrévete con la gastronomía de otros países: el edamame japonés aporta proteínas, hierro y calcio; el bulgur turco te ayudará a regular el colesterol; el açai es un fruto de origen brasileño rico en antioxidantes. ¿Lista para viajar con los sabores más internacionales?

Ejercicio: No hace falta salir de la ciudad para disfrutar de una sesión de running al aire libre y jugar a descubrir rincones que nunca antes habías visto. Además, tal y como concluyó un estudio de la Universidad de Plymouth (Reino Unido), el deporte outdoor genera una mayor sensación de energía y positivismo que el que se realiza entre cuatro paredes. Así que cálzate las zapatillas y corre como si estuvieras haciendo trail por la montaña (cuidado, que en la urbe los jabalíes tienen nombre propio y pueden ser un peligro para tu salud amorosa).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO ACELERAR TU METABOLISMO

Te recomendamos

Hidrata y recupera después de entrenar

Entrenar en verano con el calor exige una rápida y eficaz hidratación después del eje...

Tres deportes, una prenda

Corre, conquista el gym y relájate con lo último de Reebok, ¡así son las mallas crea...

Descansar bien: el entrenamiento total

Si eres deportista, no vale dormir: consigue un sueño reparador...

La ola del cambio

¿Existe alguna diferencia entre el surf masculino o femenino para que haya existido e...

Las mejores zapatillas para volver al cole

Consigue que los más pequeños de la casa pisen con fuerza en el nuevo curso con las z...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.