Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

A tus pies

Si les dedicas los cuidados que se merecen podrás quitarte los calcetines en tu próxima sesión de yoga y presumir de pedicura.
Women's Health , 31-08-2017

Las uñas

Las uñas

Los sometemos a numerosos maltratos: largas jornadas enclaustrados en zapatos estrechos y con tacones kilométricos, entrenos intensivos para hacer un buen crono en la siguiente carrera, etc. y, sin embargo, solo nos acordamos de ellos cuando nos duelen o llega la hora de calzarse las sandalias. Pues si quieres que llamen la atención (por lo bien que están, claro) sobre el mat, en la piscina o en tu día a día no pierdas más tiempo, ponte pies a la obra y en un par de semanas podrás lucir chanclas.

Seguro que alguna vez has tratado de arreglar esas uñas amarillentas o con relieves poniéndoles encima una capa de esmalte. Pues antes de enmascaraslas preocúpate de su salud. Como recuerda Mª Teresa Truchuelo, dermatóloga en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América, los cambios de color el grosor alterado, entre otros, son síntomas de que hay que tratar las uñas. “En determinados casos responden a lo que denominamos onicopatía traumática, uñas que se despegan, por ejemplo, por correr o por usar zapatos de punta apretados. En otros puede tratarse de hongos u otras patologías. En todo caso, para establecer un diagnóstico adecuado es necesario acudir a la dermatoscopia”, señala. Este es solo uno de los problemas que pueden sufrir tus pies, pero la lista es larga. Detectamos los más frecuentes y apuntamos las soluciones para minimizarlos o evitar que los sufras. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿UÑAS NEGRAS? EL MAL DEL RUNNER

Las uñas

Los sometemos a numerosos maltratos: largas jornadas enclaustrados en zapatos estrechos y con tacones kilométricos, entrenos intensivos para hacer un buen crono en la siguiente carrera, etc. y, sin embargo, solo nos acordamos de ellos cuando nos duelen o llega la hora de calzarse las sandalias. Pues si quieres que llamen la atención (por lo bien que están, claro) sobre el mat, en la piscina o en tu día a día no pierdas más tiempo, ponte pies a la obra y en un par de semanas podrás lucir chanclas.

Seguro que alguna vez has tratado de arreglar esas uñas amarillentas o con relieves poniéndoles encima una capa de esmalte. Pues antes de enmascaraslas preocúpate de su salud. Como recuerda Mª Teresa Truchuelo, dermatóloga en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América, los cambios de color el grosor alterado, entre otros, son síntomas de que hay que tratar las uñas. “En determinados casos responden a lo que denominamos onicopatía traumática, uñas que se despegan, por ejemplo, por correr o por usar zapatos de punta apretados. En otros puede tratarse de hongos u otras patologías. En todo caso, para establecer un diagnóstico adecuado es necesario acudir a la dermatoscopia”, señala. Este es solo uno de los problemas que pueden sufrir tus pies, pero la lista es larga. Detectamos los más frecuentes y apuntamos las soluciones para minimizarlos o evitar que los sufras. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿UÑAS NEGRAS? EL MAL DEL RUNNER


Adiós durezas

Aunque no lo creas, la piel de los pies es fina y delicada, pero, como explica Víctor Alfaro, podólogo experto en biomecánica, para defenderse de un punto de presión, la piel genera más capas de queratina, se hipertrofia y se vuelve áspera y gruesa. “Esta patología puede estar generada por un agente externo (como es el roce del zapato) y habitualmente aparece en forma de dureza en el dorso y los laterales de los dedos, o por nuestra forma de pisar –si esta no es correcta–, lo que daría lugar a las callosidades de la planta”.

Para recuperar su tersura original, sumerge los pies 15 minutos en agua templada, pasa una lima antidurezas, manual o eléctrica, o una piedra pómez por los talones y las plantas para deshacerte de las células muertas y termina con una crema untuosa. “Por cierto, es absolutamente desaconsejable usar callicidas, pues son ácidos que pueden provocar una quemadura de segundo grado en la piel”, explica el experto. NO TE PIERDAS: 5 PROBLEMAS HABITUALES DE LOS PIES Y CÓMO SOLUCIONARLOS

SIN GRIETAS

La falta de hidratación está detrás de este problema, que tiene fácil remedio. Solo hay que ser constante en la aplicación diaria, después de una buena limpieza, de una fórmula muy emoliente, pues la piel del talón es 50 veces más gruesa que la de la cara. “Cremas con un contenido en urea del 20% son muy utilizadas en podología y con buenos resultados, pero es importante analizar la tipología de la piel y la existencia de determinadas patologías dérmicas, como la psoriasis, por ejemplo, para poder indicar en cada caso el tratamiento específi co que necesita el paciente”, señala Alfaro, director general de Podoactiva. Otro de los ingredientes con propiedades hidratantes es la manteca de karité, que funciona muy bien en pieles sensibles y uno de cuyos efectos es la estimulación de generación de colágeno, lo que consigue acelerar la reparación de la piel agrietada. Un consejo: aplícate la crema específica para pies con un masaje para que penetre mejor y la piel recupere antes la elasticidad perdida.


No más ampollas

No más ampollas: La causa más habitual de esta incómoda patología es la fricción, bien porque el calzado apriete demasiado y provoque rozaduras o bien porque está muy holgado, lo que hace que el pie se mueva y se generen ampollas por el desplazamiento. El especialista recomienda usar vaselina en el pie o sobre el calcetín si vas a salir a correr. Pero, ¿qué pasa si la ampolla ya ha hecho su aparición?

“Una vez que se ha generado –explica Alfaro– el tratamiento consiste en drenar el contenido. Lo ideal es pincharla con una aguja o con hojas de bisturí desechables y después favorecer que salga todo el contenido. Después hay que poner un antiséptico (povidona iodada) por encima y cubrir con un apósito”. Por cierto, ni se te ocurra retirar la piel de la ampolla, ya que esta actúa de apósito natural, protegiendo la herida. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CÓMO EVITAR QUE LOS ZAPATOS NUEVOS TE HAGAN AMPOLLAS

 

FUERA HONGOS

Esta es una de las afecciones más frecuentes, tanto que se calcula que la padece un 11% de la población. En casa no son fáciles de tratar, aunque te apliques antifúngicos, pero si quieres ponerte a salvo, vigila el exceso de sudor, usa un calzado que transpire y evita los traumatismos repetidos. Lo último para tratar los hongos es el láser Nd-Yag, que los elimina defi nitivamente en cuatro sesiones (en clinicatufet.com).


Pedicura en casa

1/ ‘Bálsamo de Karité’, de Podoactiva (29 €). Fórmula con aceites vegetales que hidrata en profundidad la piel de los pies y minimiza las grietas.

2/ ‘Crema de Pies Urea Repair’, de Eucerin (10,40 €). Nutre la barrera protectora de los pies gracias a su composición, a base de urea y lactato.

3/ ‘Tratamiento de pedicura eléctrica’, de Babyliss (35 €).Rodillo con cristales Diamond para eliminar durezas y dejar una piel suave.

4/ ‘Iconails Gel Lacquer’, de Catrice (3,39 €). Esmalte con acabado gel-brillo y gran durabilidad, enriquecido con aceite de açaí.

5/ ‘Into de Garden’, de Mary Kay (32 €). Set de pedicura con pastillas efervescentes, exfoliante para pies, separadores de dedos y lima de uñas 3 en 1.


Next

Te recomendamos

Una cena en casa también puede ser gourmet

Una buena materia prima es sinónimo de éxito....

Tú marcas las reglas, el evento más ‘íntimo’ de WH

¿Y si fuera posible olvidarse de las molestias de la menstruación y además tener meno...

Suunto persenta el Spartan Trainer Wrist HR

Un versátil reloj GPS ideal para mujeres deportistas...

Encuentra tu sujetador perfecto

Cómo el sujetador deportivo ha escrito nuevas reglas de juego...

La revolución post deporte

San Miguel 0,0 Isotónica revoluciona una de las asignaturas pendientes de las deporti...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.