Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Fabrica tus propias mascarillas para la piel y el cabello

Ingredientes clave y consejos de aplicación
Publicado por Patricia Cantalejo
Votar
0 votos
Fabrica tus propias mascarillas para la piel y el cabello
Fabrica tus propias mascarillas para la piel y el cabello

Los ingredientes clave

Cuando las temperaturas son extremas y durante los cambios estacionales, es muy frecuente que nuestra piel, al igual que el cabello, requieran una atención especial para evitar la sequedad, el exceso de grasa, el encrespamiento u otros deterioros provocados por las agresiones externas (a veces también internas, como el estrés). La aplicación de una mascarilla nos ofrece un tratamiento intensivo para limpiar, nutrir y reparar tanto la piel como el cabello, así como para eliminar las células muertas y recuperar de nuevo el brillo y vitalidad natural.

Para elaborar tus propias mascarillas apuesta por aceites vegetales que, enriquecidos con aceites esenciales u otros ingredientes naturales, te permiten crear tratamientos específicos y preciosos para el cuidado del cabello, la piel o las uñas. Los puedes encontrar en AROMAKIT.

Desde los más lujosos, como el argán, a los más comunes, como el de oliva, siempre es recomendable que se elijan aceites vegetales de primera presión en frío, vírgenes y de calidad biológica. Son ricos en ácidos grasos esenciales y proteínas y garantizan la estructura y metabolismo de nuestras células aportando además abundantes vitaminas con funciones metabólicas importantes.

La vitamina E, por ejemplo, es un gran antioxidante y la vitamina A un gran aliado para proteger los tejidos de la degeneración. Ambos se encuentran en abundancia en aceites naturales como el de almendras, aguacate, argán, coco y jojoba, entre otros.

Si a estos cuerpos grasos les añadimos aceites esenciales y otros ingredientes naturales como la miel o la arcilla obtendremos mascarillas con una acción muy eficaz y específica para atender las necesidades de la piel y el cabello.

Aquí tienes algunos ejemplos de mascarillas que podrás utilizar a diario en pequeña cantidad o como tratamiento semanal en cantidades más generosas.

COMPLETA LA INFO: ACEITES ESENCIALES Y COSMÉTICA NATURAL

DIY mascarillas capilares

Mascarilla equilibrante para todo tipo de pelo:

3 cucharaditas de aceite de aguacate
3 cucharaditas de aceite de jojoba
4 cucharaditas de aceite de oliva
15 gotas de aceites esencial de lavanda que es hidratante y antiséptico
15 gotas aceite esencial de romero para dar brillo y vitalidad

Mascarilla reparadora para cabellos secos y dañados

2 cucharaditas de aceite de argán
2 cucharaditas de manteca de karité fundida
2 cucharaditas de aceite de jojoba
3 de aceite de almendras dulces
20 gotas de lavanda
10 gotas de ylang ylang que estimula el crecimiento del cabello

Mascarilla para cabello graso

50 ml de jojoba
15 gotas de aceite esencial de romero
15 gotas de esencia de limón, para equilibrar el sebo del cuero cabelludo, eliminar el exceso de caspa y mejorar el crecimiento del pelo.

El aceite de jojoba es un gran aliado de la piel y el cabello por tener una composición muy próxima a la del sebo humano. Tiene propiedades nutritivas, hidratantes y suavizantes, revitaliza las pieles asfixiadas por la contaminación y el maquillaje, y equilibra las pieles y el cabello graso.

Consejos de aplicación: Antes de lavarte el pelo aplica unas gotas de la mezcla elegida (una cucharadita) insistiendo sobre todo en las puntas y luego lávate con un champú natural. Si vas a utilizarlo como mascarilla (una vez por semana) reparte una cantidad más abundante por todo el cabello dando un suave masaje y envuelve la melena con una toalla caliente. Deja actuar al menos una hora (cuanto más mejor). Lava con un champú natural y luego aclara muy bien para que no queden restos de aceite.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: DIY CHAMPÚ NUTRITIVO CON MIEL

¿Y para el rostro?

Para crear una mascarilla purificante e hidratante para el rostro mezcla una cucharada de hidrolato de rosas o de una infusión concentrada de manzanilla, por ejemplo, y una cucharadita de miel en un recipiente de cristal o cerámica. Disuelve entre 10 y 15 gramos de arcilla blanca, añadiendo poquito a poco para no formar grumos. Cuando consigas una consistencia suave, entonces añades 2 gotas de aceite esencial de lavanda, por ejemplo y 6 gotas de tu aceite vegetal preferido. Puedes usar aceite de comino negro, jojoba u oliva, por ejemplo.

Aplica en el rostro realizando un suave masaje circular y deja actuar unos 10/15 minutos. Luego retira con agua tibia y aplica un aceite vegetal de tu elección para restablecer el equilibrio de tu piel como los que hemos citado al principio del artículo.

La arcilla proporciona innumerables beneficios a la piel y el cabello: es una tierra natural purificante, remineralizante, suavizante y cicatrizante y existe en todas las culturas, de todos los colores y con composiciones de minerales diferentes para tratar el acné, cerrar los poros, suavizar irritaciones y mejorar el tono y elasticidad de la piel.

Y NO TE PIERDAS: ¿ABURRIDA EN CASA? LECTURA Y MASCARILLA

Te recomendamos

New Balance Fit Night Out by Women’s Health llega a Málaga

La gran noche del fitness tiene nuevo destino...

Lo que no sabes de las dietas detox

Son rápidas, supuestamente efectivas… y potencialmente peligrosas. ¿Sabes lo que le p...

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio?

¿Has dejado de ir al gimnasio? ¿Hace un mes que colgaste las zapatillas de running? P...

20 trucos capilares para chicas deportistas

Dos gurús te harán ganarle la batalla a tus bad hair days incluso en tus sesiones de ...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.