Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Cómo conseguir un bronceado seguro

Por norma.
Women's Health , 17-07-2017

La regla del 2-2-2

La regla del 2-2-2

Los seres vivos venimos equipados de serie con algunos mecanismos naturales para hacer frente a los rayos del sol. El más relevante es la melanina, un biopolímero cuya finalidad es absorber los rayos ultravioleta, pero ella sola no puede proteger nuestra piel, así que debemos ayudarla. Y los fotoprotectores son la mejor forma de hacerlo, no hay que tomárselos a broma ni a ellos ni al sol.

¿Quieres un argumento convincente? El cáncer de piel es el tumor más frecuente del organismo y en las últimas décadas se ha multiplicado por tres, según la Academia Española de Dermatología. El doctor Agustín Buendía Eisman, responsable de la Campaña Euromelanoma en España, insiste en que “los fotoprotectores deben aplicarse todo el año, incluso en los días nublados, y siempre deben tener un SPF superior a 30 y protección UVB y UVA”. Dicho esto, ¿cuál elegir?

Existen dos grandes tipologías: los que están formulados con filtros físicos y los que incorporan filtros químicos. Los primeros actúan como una pantalla y reflejan la luz. Para que sepas de qué hablamos, son los que dejan un color blanquecino, aunque ya se comercializan algunos transparentes. Los segundos actúan por absorción de la radiación ultravioleta, captando su energía y convirtiéndola en una longitud de onda diferente e inocua para la piel, y aunque se ha hablado mucho sobre sus posibles efectos secundarios (disrupción endocrina, porosidad ósea, etc.), Luis Pastor, jefe de la Unidad de Dermatología del Hospital Ruber Internacional, apunta lo siguiente: “Son más seguros los protectores físicos, a base de dióxido de titanio, óxido de zinc, mica, etc., pero los actuales filtros químicos, como el Mexoryl Sx y el Tinosorb, se han mostrado seguros”.

Optes por uno u otro, lo importante es saber cómo aplicarlo. Aquí van las especificaciones: “Lo aconsejable es extender 2 mg por cm2 –unas seis cucharadas de café para todo el cuerpo– y reaplicar cada dos horas, pero lo hacemos mal, pues solemos ponernos solo 0,75 mg por cm2, con lo que no nos estamos protegiendo adecuadamente”, alerta Buendía.

La regla del 2-2-2

Los seres vivos venimos equipados de serie con algunos mecanismos naturales para hacer frente a los rayos del sol. El más relevante es la melanina, un biopolímero cuya finalidad es absorber los rayos ultravioleta, pero ella sola no puede proteger nuestra piel, así que debemos ayudarla. Y los fotoprotectores son la mejor forma de hacerlo, no hay que tomárselos a broma ni a ellos ni al sol.

¿Quieres un argumento convincente? El cáncer de piel es el tumor más frecuente del organismo y en las últimas décadas se ha multiplicado por tres, según la Academia Española de Dermatología. El doctor Agustín Buendía Eisman, responsable de la Campaña Euromelanoma en España, insiste en que “los fotoprotectores deben aplicarse todo el año, incluso en los días nublados, y siempre deben tener un SPF superior a 30 y protección UVB y UVA”. Dicho esto, ¿cuál elegir?

Existen dos grandes tipologías: los que están formulados con filtros físicos y los que incorporan filtros químicos. Los primeros actúan como una pantalla y reflejan la luz. Para que sepas de qué hablamos, son los que dejan un color blanquecino, aunque ya se comercializan algunos transparentes. Los segundos actúan por absorción de la radiación ultravioleta, captando su energía y convirtiéndola en una longitud de onda diferente e inocua para la piel, y aunque se ha hablado mucho sobre sus posibles efectos secundarios (disrupción endocrina, porosidad ósea, etc.), Luis Pastor, jefe de la Unidad de Dermatología del Hospital Ruber Internacional, apunta lo siguiente: “Son más seguros los protectores físicos, a base de dióxido de titanio, óxido de zinc, mica, etc., pero los actuales filtros químicos, como el Mexoryl Sx y el Tinosorb, se han mostrado seguros”.

Optes por uno u otro, lo importante es saber cómo aplicarlo. Aquí van las especificaciones: “Lo aconsejable es extender 2 mg por cm2 –unas seis cucharadas de café para todo el cuerpo– y reaplicar cada dos horas, pero lo hacemos mal, pues solemos ponernos solo 0,75 mg por cm2, con lo que no nos estamos protegiendo adecuadamente”, alerta Buendía.


Nuestros recomendados

1.- ‘Soleil Bronzer’, de Lancôme (31 €). Bruma corporal fotoprotectora con SPF 50, una textura no grasa y un acabado satinado.
2.-  ‘UV-Bronze’, de Filorga (24,90 €). Fluido solar para la cara con activos antiedad, SPF 50+ y vitamina PP para evitar la formación de manchas.
3. - ‘C+C SPF 30 Oil-Free Macroantioxidant’, de Natura Bissé (44 €). Un cóctel multivitamínico que previene y repara el daño cutáneo causado por el sol y evita el envejecimiento prematuro.
4. - ‘Photoderm Nude Touch’, de Bioderma (16,95 €). Fotoprotector con color para pieles mixtas y grasas, se transforma en polvo en contacto con la piel.


Next

Te recomendamos

Hidrata y recupera después de entrenar

Entrenar en verano con el calor exige una rápida y eficaz hidratación después del eje...

Tres deportes, una prenda

Corre, conquista el gym y relájate con lo último de Reebok, ¡así son las mallas crea...

Descansar bien: el entrenamiento total

Si eres deportista, no vale dormir: consigue un sueño reparador...

La ola del cambio

¿Existe alguna diferencia entre el surf masculino o femenino para que haya existido e...

Las mejores zapatillas para volver al cole

Consigue que los más pequeños de la casa pisen con fuerza en el nuevo curso con las z...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.