Gira tu pantalla para ver la web de Women´s Health

Mudar la piel: cuida tu cutis en invierno

Seguro que en invierno no se te ocurre salir a la calle sin cubrir tu cuerpo con un abrigo... Entonces, ¿por qué dejas desprotegida tu cara?

Abriga tu piel

Abriga tu piel

Sí, nos parecemos más de lo que pensamos a los lagartos de la mítica serie V, y no solo porque el agua es básica para nuestra supervivencia, lo mismo que lo era para estos reptiles llegados del más allá en busca de este preciado recurso, sino porque en los meses de invierno mudamos de piel… y sacamos nuestro lado más sensible. El frío modifica nuestra barrera hidrolipídica y esto provoca una deshidratación cutánea. Así que cuando el termómetro se desplome, protégete como es debido para evitar males mayores. He aquí algunos de los más frecuentes. Y NO TE PIERDAS: TIPS PARA PROTEGER TU PIEL DEL FRÍO. 

ADIÓS COLORETES

¿Eres de las que por estas fechas te sumas a la tribu de las pieles rojas? Pues toma nota y pásate al bando de los rostros pálidos. Como sabes por experiencia, la piel es extremadamente sensible a los cambios de temperatura. Cuando vamos por la calle ateridas de frío se contraen los capilares de nuestra cara y se reduce el flujo sanguíneo para evitar que perdamos calor a través de la piel. ¿Consecuencia? Las células reciben menos oxígeno y nutrientes y se produce la vasoconstricción. Pero cuando entramos en la oficina, en el gym o en un local comercial, los vasos sanguíneos se expanden para liberar calor y se produce la vasodilatación. Y estos dos procesos repetidos varias veces al día dañan los capilares, lo que puede acabar en forma de arañas vasculares, telangiectasias, cuperosis, etcétera; es decir, rojeces en todas sus versiones. ¿Qué se puede hacer para evitarlo? NO TE PIERDAS TRUCOS PARA CUIDAR TU PIEL SI PRACTICAS DEPORTE EN INVIERNO. 

Para empezar, cuando la piel te está dando guerra hay que tener muy en cuenta cómo limpiarla. Como nos recuerda la doctora Mercedes Tarín, de Sesderma, “se debe optar por cremas espumosas sin jabón, con una excelente tolerancia y que incluyan extractos de plantas naturales (camomila, avena, mimosa o aloe), porque además de limpiar hay que aportar propiedades hidratantes, antiinflamatorias, bactericidas y calmantes que protejan”. Y, como apunta esta especialista, el tratamiento es siempre preventivo. “Se deben evitar los factores desencadenantes, como los cambios bruscos de temperatura, el exceso de alcohol, las comidas muy especiadas, la exposición solar intensa... Además, es importante hidratar la piel con productos tópicos que actúen como escudo”, señala. Si has llegado tarde, y ya te pareces a Heidi, protégete con filtros solares y con cosméticos que hidraten y mejoren la microcirculación (ácido azelaico, hialurónico o nicotínico) y que atenúen las rojeces (los correctores verdes son los que mejor las contrarrestan). ¡Sigue estos consejos y di adiós al rubor!

Abriga tu piel

Sí, nos parecemos más de lo que pensamos a los lagartos de la mítica serie V, y no solo porque el agua es básica para nuestra supervivencia, lo mismo que lo era para estos reptiles llegados del más allá en busca de este preciado recurso, sino porque en los meses de invierno mudamos de piel… y sacamos nuestro lado más sensible. El frío modifica nuestra barrera hidrolipídica y esto provoca una deshidratación cutánea. Así que cuando el termómetro se desplome, protégete como es debido para evitar males mayores. He aquí algunos de los más frecuentes. Y NO TE PIERDAS: TIPS PARA PROTEGER TU PIEL DEL FRÍO. 

ADIÓS COLORETES

¿Eres de las que por estas fechas te sumas a la tribu de las pieles rojas? Pues toma nota y pásate al bando de los rostros pálidos. Como sabes por experiencia, la piel es extremadamente sensible a los cambios de temperatura. Cuando vamos por la calle ateridas de frío se contraen los capilares de nuestra cara y se reduce el flujo sanguíneo para evitar que perdamos calor a través de la piel. ¿Consecuencia? Las células reciben menos oxígeno y nutrientes y se produce la vasoconstricción. Pero cuando entramos en la oficina, en el gym o en un local comercial, los vasos sanguíneos se expanden para liberar calor y se produce la vasodilatación. Y estos dos procesos repetidos varias veces al día dañan los capilares, lo que puede acabar en forma de arañas vasculares, telangiectasias, cuperosis, etcétera; es decir, rojeces en todas sus versiones. ¿Qué se puede hacer para evitarlo? NO TE PIERDAS TRUCOS PARA CUIDAR TU PIEL SI PRACTICAS DEPORTE EN INVIERNO. 

Para empezar, cuando la piel te está dando guerra hay que tener muy en cuenta cómo limpiarla. Como nos recuerda la doctora Mercedes Tarín, de Sesderma, “se debe optar por cremas espumosas sin jabón, con una excelente tolerancia y que incluyan extractos de plantas naturales (camomila, avena, mimosa o aloe), porque además de limpiar hay que aportar propiedades hidratantes, antiinflamatorias, bactericidas y calmantes que protejan”. Y, como apunta esta especialista, el tratamiento es siempre preventivo. “Se deben evitar los factores desencadenantes, como los cambios bruscos de temperatura, el exceso de alcohol, las comidas muy especiadas, la exposición solar intensa... Además, es importante hidratar la piel con productos tópicos que actúen como escudo”, señala. Si has llegado tarde, y ya te pareces a Heidi, protégete con filtros solares y con cosméticos que hidraten y mejoren la microcirculación (ácido azelaico, hialurónico o nicotínico) y que atenúen las rojeces (los correctores verdes son los que mejor las contrarrestan). ¡Sigue estos consejos y di adiós al rubor!


¡ALERTA!, DESHIDRATACIÓN

La lógica nos dice que la piel debería secarse más en verano que en invierno, porque es cuando más agua perdemos, pero resulta que también entran en juego otros factores que alteran las características y funciones de este delicado tejido que nos recubre de arriba abajo. Y uno de los más poderosos es el grado de humedad. “En un ambiente seco aumenta la sequedad de la piel y su función barrera se ve afectada, favoreciendo afecciones cutáneas como los eccemas, la dermatitis atópica, la rosácea, xerosis, etc…”, explica Tarín. Una buena medida para ahuyentar estos problemas es hacerse con un humidificador, que ayudará a mantener un ambiente confortable. Y otra igual de buena, y complementaria, es aplicarse cremas que eviten la pérdida de agua epidérmica.

Según la doctora, se debe optar por fórmulas que incorporen ácido hialurónico, pantenol, ácido retinoico o alfahidroxiácidos y alejarse de activos que resequen, como alcohol, conservantes agresivos o perfumes. “Y recomiendo acudir a un dermatólogo para que valore cada caso e indique el protocolo más indicado”, puntualiza.

NIEVE… EN LA PIEL

Uno de los efectos más desagradables de la sequedad, y que puede aparecer en la cara, en el cuerpo y/o en el pelo (léase caspa) es la descamación. Bien es verdad que este problema puede responder a un caso de dermatitis atópica, seborreica etc., pero también el frío y una mala hidratación pueden estar detrás. NO TE PIERDAS ¿QUÉ ES LA COSMÉTICA ECOLÓGICA?

“Suelen ser pieles sensibles y, por tanto, exigen productos con ingredientes calmantes y nutritivos. En el rostro conviene recurrir a cremas o geles con activos antiinflamatorios, como la niacinamida; antifúngicos, como la azeloglicina; y restauradores, como la fitoesfingosina y los ácidos grasos esenciales”, aconseja Tarín. Si nunca has sufrido este problema ni ninguno de los otros que hemos descrito, eres una gran afortunada, pero no te tomes a la ligera la bajada de las temperaturas. Por si no lo sabías, una piel que no está bien hidratada es más propensa a la aparición de arrugas. Y no solo eso. “Acelera la aparición de otros signos de envejecimiento, como la flacidez, la falta de elasticidad y los surcos profundos”. ¿Te hemos convencido ahora?

 


PRODUCTOS RECOMENDADOS

1. ‘ADVANCED GÉNIFIQUE SENSITIVE’, DE LANCÔME Concentrado de uso nocturno, con extractos probióticos, vitamina E y ácido ferúlico, que combaten la oxidación de la piel (83 €)

2. ‘H2 HYDRATING BOOSTER SERUM’, DE PERRICONE Tratamiento intensivo con carga de hidrógeno para tratar la piel seca y deshidratada por el cambio de estación y las temperaturas extremas (105 €).

3.-  ‘TOTAL EFFECTS DAY HIDRATANTE SPF 15’, DE OLAY Con vitamina B3, E, pantenol, glicerina y extracto de té verde, que fortalecen la barrera cutánea, frenan el daño de los radicales libres, calman e hidratan la piel (19,99 €).

4. ‘RE-NUTRIV REGENERATING YOUTH RICH CREME’, DE ESTÉE LAUDER Fórmula que aporta una nutrición profunda y restaura la densidad de la piel (310 €).

5. ‘MASCARILLA CALMANTE ANTIROJECES’, DE AVÈNE Alivia y calma de forma instantánea las pieles sensibles con tendencia a las rojeces (12,70 €).

6. ‘BLACK BEE HONEY BALM’, DE GUERLAIN Bálsamo multiusos para día y noche probado en condiciones extremas (exposiciones al frío, al calor, la humedad…), que aporta máxima nutrición a las pieles debilitadas (56’80 €).


Next

Te recomendamos

La flor de los nutricionistas: apuesta por la alcachofa

La verdura desintoxicante para tomar en cualquier momento y lugar...

Lo que no sabes de las dietas detox

Son rápidas, supuestamente efectivas… y potencialmente peligrosas. ¿Sabes lo que le p...

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio?

¿Has dejado de ir al gimnasio? ¿Hace un mes que colgaste las zapatillas de running? P...

20 trucos capilares para chicas deportistas

Dos gurús te harán ganarle la batalla a tus bad hair days incluso en tus sesiones de ...

Amor por lo Eco

Quién dijo que lo Eco no era asequible...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPR utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.